Alemania conmemora este mes de mayo el 50 aniversario del atentado contra Rudi Dutschke, una de las figuras más carismáticas del "Movimiento del 68", quien fue baleado por un joven nazi, marcando el punto más alto del movimiento estudiantil alemán.

El mes de mayo de 1968 fue especialmente importante para la revuelta estudiantil, que tuvo fuertes repercusiones en la vida futura de la República Federal de Alemania, por lo que durante este mes se llevan a cabo conferencias, simposios y otros eventos para recordar el Movimiento del 68.

El ataque contra Dutschke, quien recibió dos balazos en la cabeza y uno en el hombro, generó una de las mayores manifestaciones estudiantiles que habían tenido lugar en ese entonces en la República Federal de Alemania (Alemania Occidental).

"Tú, sucio cerdo comunista", gritó al apretar el gatillo en Berlín Occidental, Josef Bachmann, un joven de 23 años de edad, quien tenía puesto en su cuarto un retrato de Adolfo Hitler, que pintó él mismo.

Dutschke, quien logró sobrevivir, aunque nunca se recuperó del todo y murió unos años después, fue baleado en la Kurfürstendamm, la principal avenida de Berlín Occidental, frente a la oficina de la Federación Estudiantil Socialista Alemana (SDS), lugar donde vivía el líder estudiantil.

El semanario alemán Spiegel recordó que "para los buenos ciudadanos alemanes, Dutschke era la imagen del mal y de lo amenazante".

"Vean nada mas, cuando se trata de morir hasta llama a su padre y a su madre", dijo transeunte, quien vio cómo Dutsche, bañado en sangre y a punto de morir, gritó por sus padres, mientras que otro señaló: "no es necesario disparar enseguida, pero que éste haya recibido una lección, está muy bien".

El principal semanario alemán de investigación periodística escribió en estos días, que "así como era el trato de duro e inmisericorde, lo eran también las confrontaciones durante el punto mas alto de la revuelta estudiantil, que hace 50 años cimbró a la República Federal de Alemania".

"Izquierdistas contra derechistas, jóvenes contra viejos. Hijos nacidos durante la guerra contra sus padres nazis. Idealistas contra moralistas saturados", escribió Spiegel.

Los sindicatos de Berlín occidentales llamaron entonces a una manifestación contra el movimiento y los miembros de éstos recibieron el apoyo de la gobierno de la ciudad para ausentarse ese día. En los cartelones que portaban en ese entonces se leían frases como: "Hoy se fue el diablo al infierno",  "Ningún dinero para simios de pelos largos", y "Dutschke: enemigo público número uno".

"Un joven que se parecía a fisicamente a Dutschke se enfrentó contra una multitud que lo quería linchar ahí mismo. Con gran esfuerzo y sus últimas fuerzas consiguió meterse en un auto de la Policía", recordó el semanario.

Los estudiantes desataron fuertes revueltas en Berlín Occidental e inmediatamente identificaron al culpable: el consorcio alemán de medios periodísticos y editorial, Springer, que estaba en contra del movimiento estudiantil y usó su poder para difundir sus ideas.

A esa editorial, a la pertenecen tanto ayer como entonces el diario Die Welt y el diario Bild, defiende aún hoy la actuación de ese consorcio y sus medios durante las revueltas estudiantiles del 68 en Alemania.

El edificio de la editorial Springer, que sigue donde se alzaba en ese tiempo, en la Kochstrasse de Berlín Occidental, confrontó ese día y los siguientes manifestaciones de estudiantes enfurecidos que lanzaron teas ardiendo y piedras contra el edificio Springer, que era defendido por 350 policías.

Otros importantes medios periodísticos alemanes, como Spiegel y Die Zeit, vieron asimismo al consorcio Springer como culpable del atentado contra Dutschke.

Dutschke dejó Alemania, donde no estaba seguro y trató de vivir en otros países de Europa, como Reino Unido, donde las autoridades le negaron la prolongación de la visa por cosiderarlo enemigo público y fuente de riesgos. El ex líder estudiantil murió en Dinamarca en 1979.