México tendrá un sistema sólido de justicia para adolescentes

La inclusión de los adolescentes en ámbitos como la salud, la educación y el apoyo a la estructura familiar es un factor indispensable para generar una sinergia que permita vivir con tranquilidad...

La inclusión de los adolescentes en ámbitos como la salud, la educación y el apoyo a la estructura familiar es un factor indispensable para generar una sinergia que permita vivir con tranquilidad, aseveró María de los Ángeles Fromow Rangel.

Al clausurar el Foro Internacional sobre Justicia para Adolescentes, la secretaria técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal subrayó que en México se trabaja para tener un sólido sistema de justicia para adolescentes.

Fromow Rangel planteó que las leyes en México deben garantizar que los procesos penales de adolescentes estén apegados al debido proceso y bajo los principios del nuevo Sistema de Justicia Penal, que garantiza los derechos tanto de víctimas como de imputados.

En el Foro Internacional sobre Justicia para Adolescentes se destacó la importancia de iniciativas que se discuten en el Senado de la República como las leyes Nacional de Justicia para Adolescentes y del Código Nacional de Justicia Penal para Adolescentes.

En ese sentido, el subsecretario de Enlace Legislativo y Acuerdos Políticos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Felipe Solís Acero, refrendó el compromiso del gobierno federal para avanzar de manera conjunta en la construcción de una nueva legislación.

Solís Acero externó que con ello se contaría con un sistema especial de justicia para adolescentes que materialice el derecho fundamental de justicia para todos.

En su oportunidad el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, Ricardo Bucio Mújica, consideró que el tema debe abordarse de manera integral para atender no sólo los efectos sino también las causas, pues es una responsabilidad social y política.

Expertos de la Unión Europea y de Sudamérica intercambiaron buenas prácticas internacionales en materia de justicia penal para adolescentes y expusieron los modelos que permiten el tratamiento especializado para la población de 14 a 18 años.

Los especialistas coincidieron en que el sistema de justicia penal para adolescentes debe contar con un enfoque totalmente orientado al ámbito educativo y de pleno respeto a los derechos humanos, para lograr su efectiva reinserción social.