Multitudinaria protesta pacífica contra el gobierno en Corea el Sur

Miles de surcoreanos exigieron hoy la dimisión de la presidenta Park Geun-hye por su proyecto de reforma laboral y otras políticas que incluyen cambios en los libros de historia, que consideran...

Miles de surcoreanos exigieron hoy la dimisión de la presidenta Park Geun-hye por su proyecto de reforma laboral y otras políticas que incluyen cambios en los libros de historia, que consideran lesivas para la democracia en el país.

La protesta se realizó en el centro de Seúl, capital de Corea del Sur, donde se estima que se reunieron unas 14 mil personas que se manifestaron contra el gobierno de manera pacífica en medio de una fuerte presencia policial.

En la manifestación participaron grupos cívicos de oposición, organizaciones sindicales y de trabajadores agrícolas, así como ciudadanos en general, quienes portaban pancartas en las que se leían frases como "Park Geun-hye, renuncia".

Despachos de la agencia surcoreana de noticias Yonhap destacaron que la protesta contra el gobierno de la presidenta Park se desarrolló sin ningún tipo de enfrentamiento entre los manifestantes y la policía.

Esta es la segunda concentración masiva contra Park, después de una primera celebrada en la Plaza de Seúl, en pleno corazón de la ciudad, el pasado 14 de noviembre, la cual se tornó violenta con enfrentamientos entre manifestantes y policías.

Con ese antecedente, los organizadores de la manifestación de este sábado se comprometieron a mantener la protesta de manera pacífica, aunque la policía había advertido sobre medidas severas si se suscitaban choques violentos.

El descontento popular se incrementó en los últimos meses en Corea del Sur debido a las iniciativas que impulsa el gobierno y que los ciudadanos consideran vulneran sus derechos plenamente garantizados en la Constitución.

Los surcoreanos están preocupados por una reforma laboral que estiman favorece a las empresas y atenta contra las libertades personales y políticas de los trabajadores, ya que el despido sería más fácil y reduciría los salarios según la edad del empleado.

Además, la administración de Park enfrenta un resentimiento nacional por una serie de temas como el plan para imponer nuevos libros de texto de Historia en las escuelas y una mayor apertura del mercado agrícola que perjudicaría a los campesinos surcoreanos.