En estudios experimentales con ratones, científicos de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), comprobaron la eficacia de un gel que podría ayudar a la regeneración del tejido cerebral después del accidente cerebrovascular.

Se trata de un nuevo gel de curación creado por los mismos investigadores de esa universidad, que ayudó a regenerar neuronas y vasos sanguíneos en ratones cuyos cerebros habían sido dañados por accidentes cerebrovasculares, según publicaron en la revista "Nature Materials".

Los resultados, que dio a conocer también la UCLA en un comunicado, sugieren que ese enfoque podría algún día ser utilizado para tratar a las personas que han tenido un accidente cerebrovascular, explicó Tatiana Segura, quien fue profesora de ingeniería química y biomolecular en la UCLA y ahora docente en la Universidad de Duke.

Thomas Carmichael, profesor de neurología en la Escuela de Medicina de la UCLA e integrante del grupo de investigación, afirmó que con este gel observaron que el tejido cerebral se puede regenerar, mientras que antes era solo una cicatriz cerebral inactiva después del accidente cerebrovascular.

El cerebro tiene una capacidad limitada para la recuperación después del accidente cerebrovascular, a diferencia de otros órganos como hígado o piel.

Es por ello que el grupo de investigación diseñó un hidrogel que, cuando se inyecta en la cavidad, se espesa para crear un andamio en el que puedan crecer los vasos sanguíneos y las neuronas.

El gel está impregnado de medicamentos que estimulan el crecimiento de los vasos sanguíneos y suprimen la inflamación, ya que ésta produce cicatrices e impide que el tejido funcional vuelva a crecer.

Después de 16 semanas, las cavidades del accidente cerebrovascular contenían tejido cerebral regenerado, incluidas nuevas conexiones neuronales, resultado que no se había reportado antes. La capacidad de los ratones para alcanzar la comida mejoró, un signo de comportamiento motor mejorado.

Los científicos argumentaron que con estos resultados “el nuevo tejido podría mejorar el rendimiento del tejido cerebral circundante y sano".

Carmichael y Segura anunciaron que continuarán con los estudios para investigar si el tejido cerebral se puede regenerar en ratones, mucho después de la lesión por accidente cerebrovascular. Con ellos, participaron también Lina Nih y Shiva Gojgini, de UCLA.