Israel envió por primera vez sus cazas furtivos F-35 a operaciones de combate, convirtiéndose en el primer país del mundo en utilizar estos sigilosos cazabombarderos, informó hoy el comandante de la Fuerza Aérea local, general de división Amikam Norkin.

Los aviones “Adir” (Poderosos en hebreo) “ya están operativos y toman parte en misiones de combate. Atacamos dos veces en Medio Oriente utilizando el F-35, somos los primeros en el mundo en hacerlo”, destacó Norkin, sin dar mayores detalles sobre cuándo tuvieron lugar los ataques.

Presentó imágenes del F-35 sobre Beirut y precisó que este caza sigiloso no ha participado en el último ataque en Siria, realizado el pasado 10 de mayo, cuando bombardeó decenas de objetivos militares iraníes en Siria, pero sí en los dos anteriores, reportó el diario local Haaretz.

Según medios locales, Israel compró a Estados Unidos 50 aviones, de los cuales ya ha recibido nueve y el resto serán entregados antes del año 2024.

Prodigio de la tecnología, los F-35 son presentados por Israel como una de las respuestas a la “amenaza iraní”, pues son capaces de pasar desapercibidos para los misiles S-300 entregados a Irán por Rusia.

Los F-35, construidos por el fabricante estadunidense Lockheed Martin, son cazas de quinta generación que “combinan sigilo avanzado con velocidad de combate y agilidad, información de sensor completamente fisionada, operaciones de red habilitadas y sostenimiento avanzado”.

En su sitio web, Lockheed Martin, explicó que el F-35 Lightning II (el nombre oficial completo de la aeronave) es un avión de combate de un solo asiento y un solo motor diseñado para misiones con sensores avanzados integrados en cada avión.