La administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anticipó hoy nuevas acciones económicas y diplomáticas contra el régimen de Venezuela como respuestas a la elección presidencial de este domingo que calificó de fraudulentas.

“Estados Unidos está del lado de las naciones democráticas que apoyan a los venezolanos y tomará acciones económicas y diplomáticas para apoyar la restauración de su democracia”, anunció hoy el secretario de Estado, Mike Pompeo

Pompeo dijo que la jornada electoral ganada por el presidente Nicolás Maduro fue un ataque al orden constitucional y una afrenta a la tradición democrática de Venezuela, que anticipó llevará a Venezuela a un mayor aislamiento internacional.

“El proceso del domingo fue coreografiado por un régimen tan impopular y temeroso de su propia gente para arriesgarse a elecciones libre y abierta competencia”, indicó Pompeo en una declaración escrita.

El titular de la política exterior estadunidense acusó que el Consejo Nacional Electoral de Venezuela de estar ocupado por miembros afines al gobierno, que además ha silenciado a la disidencia, y prohibió la participación de la mayoría de los líderes y partidos opositores.

Dio a conocer que hasta el 14 de mayo, más de 338 prisioneros políticos permanecen encarcelados, “más que todas los países del hemisferio combinados”.

“El régimen ha silenciado a la prensa libre. Fuentes oficiales dominan la cobertura noticiosa, favoreciendo injustamente al titular (Maduro). Lo más repudiable de todo es que el gobierno usa alimentos para manipular a los hambrientos votantes”, apuntó.