Estudiantes de Guerrero promueven reciclaje y trueque ecológico

Con alternativas como los muros verdes, programas de trueque ecológico y reciclaje, estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) llevan a cabo acciones para mejorar el medio ambiente y...

Con alternativas como los muros verdes, programas de trueque ecológico y reciclaje, estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) llevan a cabo acciones para mejorar el medio ambiente y la salud en el estado.

Alumnos de la Unidad Académica de Ciencias Químicas Biológicas de la UAGro señalaron que, junto con el laboratorio de Fórmulas Fito Terapéuticas y Alimentos de esta institución, promueven alternativas verdes, cultivo de plantas, reproducción y aprovechamiento.

En entrevista con Notimex, Luz Patricia Ávila Caballero, responsable del laboratorio, comentó que los estudiantes de las especialidades de ciencias naturales, químicas, biología y biotecnología utilizan plantas de ornato y además llevan a cabo el procesamiento de algunos residuos sólidos como son los envases de plástico conocidos como PET.

La también profesora dijo que mediante un programa de recolección de PET se entregan productos básicos con base en un tabulador sobre la cantidad que se intercambia, ya que el kilo de PET se paga a tres pesos.

Señaló que la comercialización del PET es entregada a empresas que se dedican a procesar la compactación del mismo y se llevan al estado de Tlaxcala.

Destacó que en la Unidad Académica de Ciencias Químicas, los estudiantes efectúan un trueque ecológico, en el que a cambio de un kilo de botes de plástico entregan de productos de la canasta básica, como son atún, azúcar, jabón, papel de baño, pasta dental y cepillo, entre otros.

"Junto con los estudiantes buscamos disminuir la generación de residuos sólidos", apuntó Ávila Caballero, al indicar que también llevan a cabo el reciclaje de llantas y las convierten en sillones, maceteros y escaleras.

La profesora y bióloga mostró dos llantas unidas y limpias, que además de servir como asiento, ayudarán a los niños en sus casas para guardar sus juguetes.

"Este proyecto de reciclaje ayuda al ambiente, ya que las llantas son reservorios de insectos como el mosco del dengue y chikungunya y nosotros las utilizamos para macetas donde cultivamos plantas medicinales que se ocupan en el laboratorio", añadió.

Los jóvenes, dijo, echan a volar su imaginación para decorar las llantas recicladas y han hecho sillones con respaldo y mesas a base de este material.

En un área que estaba completamente abandonada, ellos utilizaron las llantas recicladas para construir unos escalones y ahora es utilizada por el alumnado para transitar por el lugar, refirió.

"Hoy en día tenemos que ese espacio que nadie lo usaba porque era una separación del piso a la entrada principal de casi un metro 20, ahora todos por ahí pasan", comentó.

Ávila Caballero abundó que a los estudiantes de la especialidad de ciencias naturales, les ha interesado participar en la edificación de muros con plantas de ornato, medicinales u hortalizas, que ayudará a tener un espacio de frescura y relajación, incluso en casas o departamentos y hasta en hospitales.

Destacó en dicha construcción el uso de material reciclado como una rejilla que fue utilizada como panel y una lona usada que se colocó en la pared para evitar la humedad, donde se instalaron las plantas de sombra.

Durante la entrevista con Notimex, la profesora regó las plantas de ornato que fueron colocadas en dicho muro para dar frescura al lugar.

"La instalación de muros verdes está muy de moda, sobre todo en los lugares que se considera como salas de espera porque contribuyen mucho a la situación de bajar el estrés", comentó.

Los estudiantes de Ciencias Naturales, detalló, tienen la misión de cuidar el medio ambiente, lo que hacen con instalaciones como ésta, donde además de dar frescura se aprecia una gran incidencia de rayos solares que generan calefacción.

"Podemos llegar a bajar la temperatura hasta cinco o seis grados con respecto del ambiente externo con el interno.

"El gasto de usar aire acondicionado o ventiladores disminuye mucho los costos y es una de las alternativas que estamos proponiendo", expresó.

Para regar las plantas de ornato, Ávila Caballero también recomendó utilizar una bomba para fumigar, "que sólo tiene un costo de 300 pesos, y ayudará a no gastar mucha agua o energía eléctrica y es fácil de poder manejar".

Subrayó que en el proyecto de muros verdes, se trata de utilizar material reciclado y no gastar, aunque que también se puede comprar la estructura especializada de geo textil o geo membrana que tiene un costo de 50 pesos, para dicha construcción.

Dijo que un muro verde, también ayuda a las personas de la tercera edad a que se sientan relajadas y útiles, además que contribuye a mejorar espacios abandonados y feos con material de reciclaje como son las llantas usadas, en las que se puede colocar plantas medicinales como el muicle, citronela, lavanda, romero, albahaca, sábila, té de limón, café o hasta árbol de olinalá.

Puntualizó que este tipo de plantas, son las que han sembrado los estudiantes de Ciencias Químicas en un pequeño predio, que se ubica en la parte trasera de su laboratorio.

Ávila Caballero abundó que en este pequeño patio los estudiantes han cultivado 15 especies de plantas medicinales, que también son utilizadas para la elaboración de productos como shampoo para el pelo, para piojos, garrapatas y pulgas, esencias, repelentes y otros.

Subrayó que en el pequeño jardín, se han utilizado llantas recicladas donde también siembran plantas de orégano, tomillo, hierbabuena y maguey morado.

"Sembramos y la idea es poblar más para que tengamos las suficientes hojas que nos permitan hacer la extracción del aceite del laboratorio para la elaboración de los productos de salud", expresó.

En este contexto, Jennifer Sánchez Martínez, alumna de biología de segundo año, comentó que en el pasado mes de julio los estudiantes empezaron a sembrar las plantas medicinales como el romero y la sábila, que son utilizadas para la elaboración de shampoo para piojos, garrapatas y pulgas, además de citronela y de lavanda de las que se extrae el aceite para el repelente.