La noche de este domingo se proyectó en el Lunario del Auditorio Nacional “Joven Marx”, puesta en escena de la obra Richard Bean y Clive Coleman, en la que el hilo conductor es la época en que Karl Marx (1818-1883) fue perseguido y acusado de terrorismo.

Fue una función que se presentó en vivo desde el National Theatre de Londres, que ofreció una mirada antisolemne de la vida de Marx, a 200 años del natalicio del filósofo alemán.

Protagonizada por Rory Kinnear, como Marx, y Oliver Chris, como Federico Engels, se trata de una divertida farsa con pinceladas de tragedia sobre el lado humano de quien fuera considerado el padre del socialismo, más que la vida de este personaje histórico vuelto emblema de una revolución.

En el interior del recinto, en el que se colocaron tres pantallas, el público disfrutó de esta historia que se sitúa en el año de 1850, cuando el joven Marx fue calificado como el terrorista más temido de Europa, escondiéndose en Dean Street, Soho.

El revolucionario de 32 años es una combinación de brillantez intelectual, invectiva, ingenio satírico y analfabetismo emocional infantil.

Acreedores, espías, facciones revolucionarias rivales y posibles seductores de su bella esposa, todos se mueven a su alrededor como buitres. Sus escritos se bloquearon, su matrimonio murió, su amigo Engels, desesperado por su genio desperdiciado, su única esperanza es un trabajo en el ferrocarril.

En esta puesta en escena, el radicalismo ideológico de Marx queda en segundo plano y se muestra, en cambio, al provocador izquierdista de 32 años que, a pesar de hallarse bajo la continua vigilancia de la policía británica y los espías prusianos, se empeña en llevar una vida indulgente.

En la obra, que recurre a un escenario movible y vestuario de época, muestra a un hombre que roba objetos de valor de su propia esposa para financiar su gusto por la bebida, sostiene relaciones extramaritales hasta con su empleada doméstica, participa en refriegas con las facciones rivales socialistas, se oculta de sus acreedores y, por si no fuera suficiente, también debe enfrentar a un rival que se siente atraído por su bella esposa.

El montaje es, sin lugar a dudas, el retrato de la etapa menos conocida de Karl Marx, uno de los pensadores más trascendentes del Siglo XIX, el cual es llevado a la escena por el mismo equipo creativo que se encargó de la exitosa comedia ‘One Man, Two Guvnors’, transmitida con gran éxito en septiembre de 2016; es decir, una vez más los dramaturgos Richard Bean y Clive Coleman suman esfuerzos con el director escénico Nicholas Hytner.

En esta producción Marx, escapando de los intentos de revolución que se ciernen sobre Europa, reside con su familia en un modesto departamento de dos habitaciones ubicado en el distrito del Soho londinense.

Su beligerante carácter encuentra cauce cuando su camarada Friedrich Engels lo induce a aprovechar su gran capacidad intelectual para ponerse a trabajar en lo que será El Capital, su obra magna.

Además de Nancy Carrol interpretando a la esposa de Marx, el vasto elenco incluye a Nicholas Burns, Logan Clark, Dixie Egerickx, Laura Elphinstone, Eben Figueiredo, Tony Jayawardena, Scott Karim, Alana Ramsey, Sophie Russell, Matilda Shapland, Fode Simbo, Harriet Turnbull, Rupert Turnbull, William Troughton, Joseph Walker, Joseph Wilkins, Duncan Wisbey y Miltos Yerolemou.