“El pescado blanco. En la historia, la ciencia y la cultura michoacana”, es el nombre del libro que fue presentado en la Casa de la Cultura de Morelia en el marco del Festival Morelia en Boca (MEB).

El problema actual del pescado blanco es fuerte, pues el deterioro de los lagos por la deforestación, erosión de los suelos y contaminación del agua, lleva a que este ejemplar haya desaparecido en otros lugares, tenía una distribución desde el Valle de México hasta Chapala, hoy sólo está en una pequeña parte de Michoacán.

En un comunicado, la Secretaría de Cultura, y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) informaron que el ejemplar fue trabajado por 18 colaboradores en la forma escrita, más otra cantidad que aportó fotografías, recetas y otras manifestaciones de creaciones artísticas.

El libro, que estuvo bajo la coordinación de Enrique Florescano y Gerardo Sánchez Díaz, contó con la participación de los comentaristas Tere Rojas Rabiela, Fernando Walter Bernal, y José Napoleón Guzmán, mientras que el moderador fue Marco Antonio Landavazo.

Ante la presencia de la titular de la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), Silvia Figueroa Zamudio; Napoleón Guzmán, resaltó el respaldo de la funcionaria y recordó que desde tiempo atrás ha sido impulsora para la publicación de varios libros.

“Importante también fue la conjunción de esfuerzos institucionales, del Instituto de Investigaciones Históricas, el Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales y el Instituto de Investigaciones Agropecuarias y Forestales de la UMSNH, son tres institutos de investigación que forman parte de la coordinación e investigación”, expresó Guzmán.

Por su parte, el doctor Gerardo Sánchez Díaz, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UMSNH, detalló que la importancia del libro es porque reúne por primera vez una visión desde varios rubros.

“Por primera vez en Michoacán un libro conjunta una visión de lo que es la historia natural, cultural y científica del pescado. Hay antecedentes desde luego, pero son antecedentes que solo se enfocan en la parte biológica o algunos aspectos culturales”, detalló.

Al mismo tiempo dijo que el ejemplar no solo se centra en el pescado blanco, pues también se lee sobre “los primos”, es decir, los charales.

“Son sus primos cercanos, parte de esa misma especie que han coexistido a lo largo de los siglos en estos espacios de Michoacán, y también han sido parte de la alimentación, el comercio y en las representaciones artesanales de los habitantes del estado”.

En entrevista al término de la presentación, Sánchez Díaz expresó que “El pescado blanco. En la historia, la ciencia y la cultura michoacana”, fue trabajado desde hace ocho años.

“El libro tiene dos etapas, se inició con la idea bosquejada en 2010, se logró avanzar y formar el equipo con quienes tuvimos el trabajo pero finalmente no teníamos los recursos para publicarlo, por lo que tuvimos que esperar para poder acceder a un recurso”.

Sánchez Díaz recordó que el problema actual del pescado blanco es fuerte, pues el deterioro de los lagos derivado de la deforestación, la erosión de los suelos y la contaminación del agua, ha llevado a que este ejemplar haya desaparecido en otros lugares, “el pescado blanco tenía una distribución desde el Valle de México hasta Chapala, hoy solo está en una pequeña parte de Michoacán”.