La actriz y cantante Crisanta Gómez considera que durar mucho tiempo en una misma obra, por exitosa que sea, significa detener el crecimiento artístico, por lo que decidió dejar "Mentiras", y ahora asume el reto de ser parte de "El beso de la mujer araña".

En entrevista, la actriz señaló: "Estoy feliz de asumir este reto, y pareciera contradictorio, pero yo misma decidí salir de -Mentiras- porque ya me estaba estancando con un personaje; y en la búsqueda de retos salió estar en -El beso de la mujer araña-, obra para la que audicioné y para crecer profesionalmente en el teatro".

Crisanta Gómez subrayó que cuando una obra se vuelve exitosa, los actores y actrices se estancan: "No sé si fue miedo, pero ya buscaba otro reto, crecer en otros papeles y en otros géneros, aunque no puedo negar la admiración que siento por -Mentiras- que tanto me dio".

De hecho acabo de estrenar hace dos semanas un monólogo en la Teatreria con la puesta en escena -La Avestruz-, todos los viernes, propuesta teatral que compartiré con -El Beso de la Mujer Araña-".

Indicó que es la primera vez que trabaja con el productor Juan Torres: "Ya me hacía falta probar algo diferente y dejar la zona de confort; el reto en -El beso de la mujer araña, es no sólo el canto sino la exigencia del papel, porque son cuatro intervenciones y tengo que dejar huella en pocas escenas y tiene que ser perfecto".

"También tengo el proyecto de grabar un disco en balada pop, y lanzarme a la conquista del público que nada tiene que ver con el teatro, quiero darme ese gusto profesional", finalizó.