Con 35 años de trabajo en Saltillo, Coahuila, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) es un oasis para los alumnos del norte del país que buscan convertirse en maestros o doctores, cuyo objetivo es la aplicación del conocimiento final en la vida diaria.

A pesar de que el norte de México es conocido como la base de la industria siderúrgica del país, el Cinvestav Unidad Saltillo inició con un proyecto en metalurgia no ferrosa, como aluminio, cobre y todos los metales diferentes del fierro, comentó su director Armando Salinas Rodríguez.

“La idea (de la Unidad Saltillo) era atender un campo diferente que era la metalurgia no ferrosa, aluminio, cobre, todos los metales diferentes del fierro, ese fue el concepto que se usó como base”, explicó.

Destacó que uno de los propósitos es que lo que producen, se transfiera de inmediato al sector productivo, lo que representarìa aplicaciòn del trabajo científico y una vía para obtener recursos propios.

"El Cinvestav Unidad Saltillo debe seguir creciendo y fortalecerse. Llevamos proyectos con Ternium, una de las siderúrgicas más importantes del mundo; también con Frisa Aerospace, quien hacen las carcasas para las turbinas de los aviones, tenemos además proyectos de extracción de oro y plata”, aseguró.

Informó que tienen seis programas de posgrados que forman parte del Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), dos de nivel internacional.

En entrevista con Notimex, el doctor en Ciencias explicó que las áreas de trabajo de la Unidad se enfocan en ingeniería metalúrgica, ingeniería cerámica como cementos, y materiales estructurales para edificios.

Además de cerámicos funcionales como los usados en implantes ortopédicos, robótica y manufactura avanzada, donde se desarrollan robots autónomos para uso en general.

Salinas Rodríguez detalló que la Unidad también tiene el grupo de sustentabilidad de recursos naturales y energía, el cual tiene como objetivo encontrar un valor agregado a los materiales.

“Es decir podemos vender materias primas, por ejemplo, en la región noreste del país tenemos mucho carbón y lo vendemos como carbón, pero por qué no desarrollar de ahí productos que con que vendamos un gramo sacamos lo como si vendiéramos una tonelada de carbón, esa es la idea”, expuso.

Otro objetivo de ese grupo, dijo, es realizar procesos amigables con el medio ambiente, como la recuperación del oro y plata de los minerales, para encontrar métodos que no usen ese material al tiempo que reducen el costo de producción.

Dijo que para el desarrollo de las diversas líneas de investigación cuentan con 51 científicos, y que además tienen 300 estudiantes de maestría y doctorado con una tasa de graduación entre 50 y 60 maestros en ciencias y doctores al año.

Con cuatro años al frente de la Unidad Saltillo, el especialista aprendió que la labor más importante de un director es lograr que la organización trabaje en equipo, encadenar los intereses particulares, para lograr objetivos institucionales.

De acuerdo con el científico, es determinante para ellos la formación profesional de los estudiantes, que después de realizar su maestría pueden optar por un doctorado, grado académico que debe reflejarse en beneficios a la sociedad.

“De qué me sirve tener un artículo con mil citas si su impacto en la sociedad no se ve, es importante lo uno pues es la base para lo otro”, sostuvo.

Esta Unidad del Cinvestav gestiona proyectos con impacto social, tiene la capacidad de recibir 20 estudiantes en cada uno de los programas de maestría por año, esto es 80 estudiantes por año.