En vísperas de las elecciones presidenciales del domingo, miles de venezolanos se debaten entre votar o no en unos comicios marcados por la polarización del país, que vive una grave crisis política y económica sin precedente.

Unos 20.5 millones de venezolanos están convocados a acudir a las urnas este domingo con la disyuntiva de reelegir al presidente Nicolás Maduro o votar por un cambio de régimen que lo aleje del poder.

En medio de esta situación, los ciudadanos se debaten entre votar o no formar parte de lo que sus detractores califican como un fraude, según un reporte de el diario local El Nacional, que mostró algunas de las opiniones de la población acerca de los comicios.

Unos afirmaron que no votarán porque desconfían del proceso y otros llaman a participar porque consideran que es la “única esperanza para el cambio”.

“No creo en ninguno de los candidatos. Para mí todo es una especie de cortina de humo para validar un fraude”, afirmó Heidi Minavares, vendedora de café a las afueras de la estación del Metro Los Cortijos.

Germán Antonio Alvarado, quien se dedica a la plomería, indicó que “no le conviene votar por nadie”. A su juicio, después del 20 de mayo habrá “caos” en el país. “Saquen a Maduro de ahí, él no sirve”, aseveró.

Una trabajadora de Empresas Polar de 20 años, quien pidió no revelar su nombre, señaló que aún no está segura si votará en las elecciones. “No votaría por Maduro. Henri Falcón tampoco me persuade. Es un poco complicado porque realmente no me convencen (las elecciones)”, expresó.

Los que afirman que participarán en el proceso argumentaron que hay que votar por otros candidatos que no sea el presidente Nicolás Maduro, quien aspira a la reelección.

“Hay que salir de esta pesadilla. El mejor candidato es otro que no sea el mismo. La transparencia no la sabemos con certeza, pero hay que votar. Esa es la única esperanza que tenemos”, indicó Álvaro Jaspe, un carpintero de 63 años de edad.

Aseguró que la gestión de Maduro ha sido “terrible”, así que dijo que la salida es que la gente vote de manera “masiva”.

El mecánico José Molina, de 50 años de edad, dijo que la solución es votar por Javier Bertucci. “Después vemos qué se puede hacer en la presidencia”, añadió.

“Tenemos que votar, de verdad. La solución es votar, pero, claro, no votar por el régimen que tenemos. Prácticamente, si seguimos en esto, vamos a votar por el hambre. Hay que votar por la democracia, en la que creo que no estamos”, manifestó.

El obrero Argenis Farraco señaló que votar “es una forma de transmitir” la opinión. “Hay sectores que están llamando a la abstención, pero no hay que hacerles caso”.

La coalición opositora venezolana Mesa de Unidad Democrática (MUD) reiteró su llamado al boicot a los comicios, que considera fraudulentos y pidió a los candidatos Henri Falcón y Javier Bertucci a retirarse de las elecciones del domingo y no seguir con "la farsa electoral que le hace el juego a Maduro".

A pesar de que la MUD ha llamado a no votar en las elecciones presidenciales, algunos ciudadanos dijeron que sí lo harán.

Elisa Escovar, abogada especialista en ciencias políticas, explicó que las personas que habitan en los sectores populares no están conscientes de que los comicios son ilegítimos. Señaló que la mayoría cree que la manera correcta de salir de la crisis es votando en contra de Maduro.

“El gobierno está negociando con el hambre de la gente”, aseveró.

Por su parte, el antropólogo Francisco Javier Fernández indicó que los venezolanos no tienen ánimo para asistir a las elecciones, pues, a su juicio, ya están acostumbrados a un “proceso electoral fraudulento” y sienten que no pasará nada.

Asimismo dijo que la gente está sumergida en otros problemas como la escasez de comida y medicinas, así como las fallas en servicios como la electricidad y el agua.

En lo que coinciden los venezolanos, sin importar su intención de participar o no en las elecciones es que, a pesar de que en el país se viven momentos difíciles, es necesaria la unión y la producción nacional.