- La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó este viernes a "muy alto" su evaluación del riesgo de salud pública a nivel nacional en la República Democrática del Congo, tras un brote de ébola en la ciudad de Mbandaka.

También elevó el riesgo regional a "alto" desde "moderado", pero mantuvo su evaluación del riesgo global en "bajo".

La organización realizó su reporte de los riesgos después de que se confirmara un caso de ébola en la ciudad de Mbandaka, que según la agencia es "un gran centro urbano ubicado en las principales rutas aéreas nacionales e internacionales de ríos, carreteras y nacionales".

Los equipos de salud temen que la propagación de la infección sea más rápida en la ciudad en comparación con las áreas rurales con las que estaban lidiando hasta ahora.

Peter Salama, subdirector general de preparación y respuesta ante emergencias de la OMS, llamó a este caso confirmado de ébola un "cambio de juego" porque aumentaría drásticamente la velocidad de propagación del brote.

Los casos anteriores fueron en áreas remotas que estaban a más de 100 millas al sur de Mbandaka, en la provincia de Equateur.

Con todo, incluidos los casos urbanos, se han confirmado 14 casos de ébola, según los informes del Ministerio de Salud del Congo.

Hubo otros 21 casos probables y otros 10 casos sospechosos de ébola. Total de casos potenciales de ébola son 45 y hasta la fecha, este último brote ha matado a 25 personas.

Con la confirmación del primer caso de ébola en una zona urbana, la alerta entra en una nueva fase. Este es el noveno brote del virus desde que fue identificado en 1976 en esa nación africana.

El gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) informó ayer que el brote del virus de ébola entró en una nueva fase de alerta luego de que se confirmara el primer caso de una persona infectada en una zona urbana.

La llegada del brote a Mbandaka aumenta significativamente el peligro. La portavoz del Ministerio de Sanidad, Jessica Ilunga, ha confirmado que el proceso de vacunación arrancará este mismo fin de semana, según ha recogido el diario local Actualité.

Asimismo, ha resaltado que la vacuna "será administrada exclusivamente a aquellas personas directamente expuestas a casos confirmados de ébola y a todas las personas en contacto con estos casos".

En este sentido, ha detallado que entre las personas que serán vacunadas figurarán todos los trabajadores médicos que han tratado a los afectados o casos sospechosos de ébola.

Según los expertos, el entierro de los cuerpos que murieron infectados en forma no apropiada también es una de las causas de la propagación de la epidemia.

El cadáver de un individuo con virus es capaz de infectar a todos los que entran en contacto y esto es lo que ha estado sucediendo en Bikoro al comienzo de este brote, según expertos de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).