Autoridades de salud recomendaron adoptar estilos de vida saludable, como la nutrición balanceada y la activación física frecuente, para prevenir la hipertensión arterial, principal factor de riesgo para otras enfermedades.

El jefe del Departamento del Programa del Adulto y Adulto Mayor de la Secretaría de Salud estatal, Juan José Molina Barraza, dijo que esas otras enfermedades son las renales y de tipo cardiovascular, y se detecta hasta que el paciente ya presenta complicaciones.

Molina Barraza indicó que la falta de sintomatología en las primeras etapas de la enfermedad hace que existan personas que las padezcan sin tener conocimiento, lo que puede provocar un detrimento significativo de su calidad de vida.

En el marco del Día Mundial de la Hipertensión que se conmemora el 17 de mayo, resaltó la importancia de que las personas acudan con regularidad al control médico en el centro de salud más cercano a su domicilio, o en la unidad clínica de su derechohabiencia.

Las personas diagnosticadas en los centros de salud son canalizadas a otros servicios, como es la consulta con especialistas en nutrición y activación física.

Esto es con la finalidad de que esa consejería les sea de utilidad para adoptar nuevos hábitos de vida que redunden en mejores niveles de bienestar.

Entre los signos que son indicativos de la hipertensión figuran los dolores de cabeza (cefalea), fatiga, ansiedad, mareos al levantarse o al cambiar de posición.

También síntomas graves como es la confusión, visión borrosa o visión de "luces", náuseas, vómitos, dolor de pecho, respiración entrecortada, zumbido de oídos, hemorragia nasal, adormecimiento de mitad del cuerpo y sudor excesivo.

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir niveles altos de hipertensión.

Se recomienda seguir una dieta equilibrada, disminuir la ingesta de sal, evitar el uso nocivo de alcohol, realizar ejercicio con regularidad, mantener un adecuado peso corporal, evitar el consumo de tabaco, entre otros.

Actualmente los centros de salud en el estado atienden a más de siete mil 500 pacientes diagnosticados con este mal, de ahí que se insista en la necesidad de acudir con regularidad a consulta para efectuar un diagnóstico temprano y evitar mayores complicaciones.