La delegación de México ante la ONU advirtió hoy que el Consejo de Seguridad, órgano encargado de mantener la paz y la seguridad internacionales, debe reformarse para evitar quedar en la “triste sombra de la parálisis y la irrelevancia”.

En una sesión celebrada precisamente en el Consejo de Seguridad, el representante alterno de México ante la ONU, Juan Sandoval Mendiolea, criticó de manera específica el uso del veto que emplean los miembros permanentes de este organismo para bloquear condenas o acciones frente a diversas atrocidades.

“La utilización del veto en situaciones en las que se cometen atrocidades en masa representa un abuso del derecho”, afirmó Sandoval. Añadió que esta práctica “deja a nuestra organización ante la triste sombra de la parálisis y la irrelevancia".

El representante mexicano aseguró que la búsqueda de la justicia y la vigencia del derecho internacional es el propósito fundamental de la ONU, una responsabilidad que ninguno de sus miembros debería olvidar.

“La inacción y la apatía ante el sufrimiento humano no puede tener cabida en esta organización”, enfatizó Sandoval durante la sesión dedicada al cumplimiento del derecho internacional.

En ese sentido, Sandoval manifestó que México apoya la propuesta de reforma promovida por el grupo de países conocidos como Movimiento Unidos por el Consenso.

La propuesta de reforma hecha por México y otros países incluye la expansión de miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, que actualmente son una decena, así como la posibilidad de reelección inmediata para que esas naciones continúen su labor en este órgano.

México y Francia han impulsado la propuesta de restringir el uso del veto que tienen los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad en situaciones donde se hayan cometido crímenes de guerra, de lesa humanidad o genocidios.

“El Consejo de Seguridad debe reformase para ser verdaderamente democrático, transparente, eficiente y eficaz en el cumplimiento de su mandato”, subrayó Sandoval.