El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo hoy que está seguro de su triunfo en los comicios del domingo próximo y que su reelección será un nuevo comienzo para el país, agobiado por la inflación y la recesión económica.

Maduro cerró en Caracas su campaña electoral con un masivo acto en la céntrica avenida Bolívar y en la tarima estuvo acompañado por el exastro del fútbol Diego Maradona, quien bailó y agitó una enorme bandera venezolana como forma de apoyo.

Frente a sus seguidores, el mandatario seguró que el domingo obtendrá un triunfo "histórico" y que de inmediato emprenderá una “revolución económica que sacudirá al mundo”.

"Tengo un plan, confíen en mí. Si me dan su voto y la victoria para el mandato 2019-2025, les juro que voy a encabezar grandes cambios económicos y hacer una gran revolución económica que sacudirá al mundo. Lo haré tarde lo que tarde, cueste lo que cueste", garantizó.

Aseguró además que su triunfo significará un nuevo comienzo para el país, que espera soluciones para salir del proceso de hiperinflación y la recesión.

Maduro enfrentará el domingo en las urnas electorales al exmilitante chavista Henri Falcón, al pastor evangélico Javier Bertucci y al ingeniero Reinaldo Quijada. La oposición declinó participar en unos comicios que considera fraudulentos, por lo que llamó a boicotearlos.

Este jueves terminó la actividad proselitista de 25 días caracterizada por el desánimo, con Falcón cerrando su campaña en la región occidental de Lara, donde fue gobernador por ocho años.

Maduro dijo que al finalizar la campaña venía con espíritu y energías renovadas.

"Ya el pueblo decidió: Nicolás Maduro será el próximo presidente para el mandato 2019-2025. Yo he visto el futuro en ustedes, en sus ojos", aseveró con un fondo de varios muchachos que llevaban con una imitación de la banda presidencial, para simbolizar que el pueblo es tan presidente como Maduro.

Señaló que ya nadie podrá detener las elecciones del domingo, al responder a los llamados de Estados Unidos y otros países para suspenderlos y convocará a un nuevo proceso creíble.

"El imperialismo intentó detener los comicios con amenazas y no pudo. Se trató de detener las elecciones con guarimbas (protestas) y fracasaron, con golpe de Estado y no pudieron porque la Fuerza Armada está cohesionada, unida al pueblo", dijo.