La ombudsperson capitalina Nashieli Ramírez Hernández señaló la obligación que tienen todos los sectores mexicanos de defender a los connacionales en Estados Unidos y reforzar la red consular que ya existe.

Consideró que las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien calificó de animales a migrantes, busca disminuir el valor de las personas y cancelar su ejercicio de derechos.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) advirtió que no se trata de un hecho aislado, sino de una política general en la que cada semana hay algo "terrible" contra los migrantes.

Entrevistada en las instalaciones de la CDHDF, donde se presentó el documento “Los irrenunciables de política migratoria”, elaborado por Agenda Migrante en colaboración con más de 660 organizaciones, destacó la gravedad de la separación de familias en Estados Unidos.

Supuestamente el gobierno de Trump busca que los niños no se usen como “carne de cañón” o “escudos humanos”, pero en realidad está separando a familias migrantes, lo que es sumamente delicado para los infantes, alertó.

Tan grave fue la expresión de Trump respecto a los migrantes al compararlos con animales que este mismo jueves tuvo que salir, en horas de la mañana, a aclarar que no se refería a todos, sino a los integrantes del grupo criminal Mara Salvatrucha.

No obstante, Ramírez Hernández aseguró que aunque el presidente de Estados Unidos se hubiera referido a ese grupo delictivo (que tampoco fue así) de todas formas es grave dicha retórica.