Con 47 años de carrera artística, Cepillín regresa a los escenarios para presentar su nuevo espectáculo en el Teatro Metropólitan, el 28 de julio próximo a las 17:00 horas.

Ricardo González, mejor conocido como Cepillín, compartirá el escenario con sus hijos Cepi y Franky, interpretará los éxitos más conocidos de sus 30 materiales discográficos y dará un espectáculo totalmente familiar.

En conferencia de prensa, el payasito de la tele, señaló: “Primeramente quiero decirles a todos que no estoy muerto como se ha dicho en algunos medios, estoy más que vivo a mis 72 años, y segundo quiero agradecer a Ocesa por el respaldo que me está dando al abrir las puertas de este gran recinto”.

“Prometo dar un gran espectáculo tipo circo, incluiremos acrobacias, escenografías y luces, estoy seguro que la gente disfrutará del show porque todos los días trabajo como si fuera el primero y el último. Además la línea que mantengo es blanca, un entretenimiento para todas las edades, libre de albures o de bromas pesadas”.

Actualmente, Cepillín cuenta con más de 46 millones de visitas en YouTube, las reproducciones de “Las mañanitas” que interpreta el payasito registran un total de 116 millones, y al respecto el comediante aseguró: “Antes era más difícil llegar a los niños, ahora están las nuevas tecnologías que permiten crear contenidos para los pequeños y mantenerlos cautivos”.

El hijo de Cepillín, Franky, aseguró sentirse muy afortunado de trabajar con su padre desde muy pequeño, mientras que Cepi comentó que también fue difícil ver a su papá como su jefe, ya que la exigencia era mucha para dar un show profesional, pero dijo estar orgulloso y muy feliz ahora.

Cepillín aseguró que seguirá trabajando hasta los 75 años, por lo cual quiere abrir más fechas e incluso una gira por el país, pero eso dependerá del público.

Aprovechó la ocasión para decir que no soporta que abusen de los niños, y que la serie de Luis Miguel está muy bien hecha.

Platicó que Luis Rey era peor de como se ve en pantalla y narró una anécdota que ocurrió en Nueva York, “recuerdo que hacía mucho frío y vi al pequeño Luis Miguel con un delgado rompevientos mientras su padre llevaba un abrigo de piel largo, definitivamente no fue un buen padre”.