Un turismo responsable debe conllevar una corresponsabilidad en la que comunidades, sectores y dependencias gubernamentales se comprometan a preservar el ambiente, afirmó Lucía Ruiz, directora de Estrategias para el Fortalecimiento Institucional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Durante su participación en el Foro Vidanta que se realiza en este destino turístico, manifestó que las 182 Áreas Nacionales Protegidas (ANP), más allá de la parte legal, son importantes porque resguardan la riqueza, y patrimonio natural y cultural de México.

“Y en estos sitios tan especiales, el objetivo no sólo es preservarlos, sino que interactúen con la gente a través de un turismo responsable que permita resguardarlos y al mismo tiempo mejorar la vida local”, agregó.

La funcionaria sostuvo que para lograr ese turismo responsable, el primer paso es trabajar con las comunidades, empoderándolas a través de diferentes estrategias para que puedan sentirse parte de los proyectos y ofrezcan calidad en sus servicios.

También es necesaria una corresponsabilidad para evitar el turismo invasivo. “El gobierno debe trabajar en la política pública y la ONG implementarla , todos debemos trabajar en conjunto sobre nuestras acciones”, dijo.

Lo anterior se plantea ante el crecimiento, relevancia y fuerza que va adquiriendo el turismo de naturaleza y para el cual es necesaria también la inclusión de la población.

“El reto para atender la demanda del turismo de naturaleza es ordenarlo, queremos traer más visitantes, pero hay que preguntarse qué condiciones daremos a los viajeros, ellos vienen a vivir experiencias, pero si no se encausa adecuadamente no llenaremos sus expectativas”, expresó.

Indicó que también es importante incentivar la profesionalización y la sinergia entre las políticas para que exista mayor cantidad de sitios y actividades de naturaleza, así como fortalecer la normatividad.

“Para las ANP se vienen muchos retos y debemos estar seguros de poder resguardar la biodiversidad”, concluyó.