Unas 28 obras en las que se hace un recorrido por las diversas facetas y técnicas de uno de los periodos artísticos más fastuosos de la historia integran la exposición “Gabinete Rococó”, que el 19 de mayo abre sus puertas en el Museo Nacional de San Carlos (MNSC), en esta ciudad.

Carmen Gaitán, directora del espacio cultural, comentó que la muestra se  enmarca en el 50 aniversario del recinto a su cargo, y por primera vez se ofrece una mirada del movimiento artístico nacido en Francia, que se desarrolla de forma progresiva entre 1730 y 1760.

Comprende uno de los periodos más glamorosos de la historia del arte ya que por lo general los artistas trabajaron para la aristocracia y pudieron realizar sus obras con más libertad y con temas relativos al lujo, la comodidad y la convivencia noble, alimentadas de ornamentaciones basadas en la naturaleza.

“Se trata de un recorrido dentro de la historia del arte poco conocido, una categoría que se liga con lo galante, con las mujeres hermosas, coquetas, un poco de picardía, unos guiños a los encuentros amorosos”, señaló Gaitán.

En ese movimiento pictórico predominan las formas inspiradas en la naturaleza, la mitología, la representación de los cuerpos desnudos, el arte oriental y especialmente los temas galantes y amorosos.

Es un arte básicamente mundano, sin influencias religiosas, que trata temas de la vida diaria y las relaciones humanas, un estilo que busca reflejar lo que es agradable, refinado, exótico y sensual, subrayó Gaitán respecto a la muestra en la que se presentan obras de Jean-Honoré Fragonard, Edouard Henri, Theophile Pingret, Fracois Boucher y Elisabeth Vigée Le Brun.

Los trabajos que se exhibirán forman parte del acervo de San Carlos, así como de los museos Soumaya, Franz Mayer y la Colección Pérez Simón.

Para Miguel Torres, curador de la exposición, el concepto Rococó tiene origen francés, rocaille (piedra) y coquille (concha), ambos elementos ligados, no sólo de manera fonética, sino en la ornamentación de interiores palaciegos.

Destaca por la decoración asimétrica, cercana a las formas naturales, irregulares, lejanas a temas historicistas.

De acuerdo con Gaitán, el Rococó tiene la particularidad de que es la mujer alrededor de ella, por ello la mayoría de las piezas que se presentan son de mujeres.

“Sirva esta exposición para rendir un homenaje a todas ellas, que sea este legado de delicadeza el que da la dulzura, porque no sólo es la cuestión decorativa o de puente, sino también de todos los atributos que tiene lo femenino: la valentía, la fuerza, la capacidad de estar en el mundo como esposas, madres o compañeras”, enfatizó.

Cabe mencionar que durante el reinado de Luis XV la vida de la corte se desarrolla en el Palacio de Versalles, extendiendo el cambio artístico del palacio real y permitiendo su difusión a toda la alta sociedad francesa.

La delicadeza y la alegría de los motivos rococó han sido vistos a menudo como una reacción a los excesos del régimen de Luis XIV.

Si lo barroco estaba al servicio del poder absolutista, el arte Rococó está al servicio de la aristocracia y la burguesía.

El artista pasa a trabajar con más libertad y se expande el mercado del arte. El Rococó se presenta como un arte al servicio de la comodidad, el lujo y la fiesta. Las escenas de su pintura recogen este nuevo estilo de vida en la muestra que estará abierta hasta el 7 de octubre.