La creación del Banco Central de la Ciudad de México detonaría el desarrollo y crecimiento económico de la capital del país, al aumentar 6.5 veces el presupuesto actual para desarrollo social y 25 veces más el apoyo a micro y pequeñas empresas, aseguró Marco Rascón.

El candidato del Partido Humanista expuso que la institución financiera gubernamental tendría como principio fundamental mantener la rectoría de los bienes públicos.

El Banco Central, explicó, estaría sustentado por la capacidad financiera del gobierno capitalino para planificar la sustentabilidad de la ciudad, como lo establecen los artículos 15 y 16 de la Constitución local, y estaría en concordancia con la legislación bancaria.

Mediante un comunicado, precisó que la entidad financiera generaría riqueza y se acabaría con el clientelismo de quienes utilizan políticamente la pobreza al prometer repartir el presupuesto.

Rascón detalló que para ello se etiquetarían ingresos para políticas públicas específicas, como ingresos por tenencia, multas, fotomultas y verificaciones.

Recordó que la orientación del presupuesto público debe ser el gran detonante para generar empleos mejor remunerados, de ahí que el Banco Central tendría un papel fundamental en el desarrollo y la sustentabilidad de la ciudad.

Destacó que los activos del Banco Central se integrarían con el presupuesto del capital social que se ejerce desde el gobierno y el patrimonio inmobiliario y por los ingresos propios de la ciudad como impuestos, derechos y aprovechamientos, además de las participaciones federales y el Fondo de Capitalidad.