El gobernador de California, Jerry Brown Jr., promulgó hoy la ley que protege a inmigrantes indocumentados para testificar en la corte y divulgar información irrelevante de su estado migratorio.

La ley SB 785, que fue creada por el senador Scott Wiener y la asambleísta Lorena Gonzalez Fletcher, fue aprobada recientemente por el Congreso de California gracias a un voto bipartidista en ambas cámaras estatales.

El proyecto también fue patrocinado por el Fiscal del Distrito de San Francisco, George Gascón, y la Coalición Pro Derechos Humanos del Inmigrante, y fue coescrita por el Asambleísta David Chiu (D- San Francisco).

"Nuestros tribunales deberían ser lugares donde se sirva justicia para todos, independientemente de su estatus migratorio", dijo el senador Wiener.

"Esta ley ayudará a las víctimas del delito y a los testigos de crímenes a presentarse y atestiguar sobre lo que han visto, sin temer que lo hagan ante la posibilidad de que su estado migratorio, que no tiene nada que ver con el delito, se haga público”, apuntó.

“Con el apoyo de demócratas y republicanos, la Legislatura de California ha demostrado que entendemos que la seguridad pública es más importante que el estatus migratorio en nuestros tribunales”, puntualizó.

Cuando las personas se presentan para participar en los casos judiciales como víctimas o testigos, algunos abogados estan preguntando sobre el estado migratorio, incluso cuando no es relevante para los hechos del caso.

“Esto crea un efecto escalofriante, que puede evitar que las víctimas y los testigos se presenten, ya que los funcionarios de Inmigración y Control de Aduanas pueden utilizar estos procedimientos para identificar y localizar a las personas objeto de deportación”, advirtió.

Esta determinación judicial preliminar evitará la revelación del estado migratorio, lo que puede disuadir a los testigos de presentarse para testificar tanto en casos penales como civiles.

El Proyecto de Defensa de los Inmigrantes informó que, en 2017, el número de arrestos o intentos de arresto por parte de agentes de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en todos los tribunales de Nueva York aumentó en un 900 por ciento.

En 2017 el presidente del Tribunal Supremo de California, Tani Cantil-Sakauye, dijo en una carta al Fiscal General Jeff Sessions y al exsecretario de Seguridad Nacional John Kelly: "Nuestros tribunales sirven como foro vital para garantizar el acceso a la justicia y proteger la seguridad pública. Los tribunales no se deben usar como carnada en la aplicación de las leyes de inmigración de nuestro país".