La tradición floral del central estado mexicano de Guanajuato adornará durante tres días, del 16 al 19 de agosto apróximo, la Gran Plaza de Bruselas, como tema de la alfombra de flores que cada dos años llena de colores la ciudad belga.

El diseño de este año está firmado por Roo, como se conoce a la diseñadora Ana Rosa Aguilar Aguado, de 30 años, del grupo La Octava Noche de Uriangato, localidad de Guanajuato.

“Cuando entré en La Octava Noche me decían que el auge para un diseñador de alfombra es tener su diseño luciendo en la Gran Plaza de Bruselas. Entonces eso es como un sueño que se realiza. Aún no me lo puedo creer”, dijo Roo a Notimex, con los ojos brillantes de emoción.

Para crear su alfombra belga, Roo buscó inspiración en las tradiciones locales de su región natal y reunió símbolos de México y de las culturas que tuvieron su cuna en Guanajuato.

El elemento central es un pájaro típico de los bordados otomí dentro de un sol, principal divinidad del pueblo purépecha y referencia al nombre de Uriangato, el “lugar donde levanta el sol”.

Los dos símbolos aparecen dentro de un plato de Talavera flanqueado de dos ranas, remitiendo al significado del nombre de Guanajuato, “cerro de las ranas”.

El rojo predominante representa la cerámica chupicuaro, mientras que dos guerrerros, uno en cada extremidad de la alfombra, recuerdan la guerra entre purépechas y chichimecos por el control del territorio que hoy es Guanajuato.

Una vez concluido, el proyecto visual tuvo que ser adaptado por el diseñador belga Mark Schautteet, siguiendo un procedimiento habitual que tiene por fin ajustar tallas y adecuar los colores a las tonalidades de las flores belgas empleadas en la confección.

Roo también ha tenido que adaptar su trabajo en las exigencias de la tradición belga, una de ellas de que la alfombra sea simétrica.

Aunque la diseñadora mexicana ha simplificado al máximo su propuesta, Schautteet asegura que se trata del diseño más complejo realizado desde 1971 “por la gran cantidad de detalles”.

Los organizadores belgas tuvieron que doblegarse a una exigencia de Roo: mantener el color azul en el plato de Talavera.

“Ellos no tenían ese color. Me pidieron que lo cambiara y dije: “Pero es que no se puede cambiar!”. De lo contrario, no sería Talavera de Guanauato. Entonces ellos tuvieron que plantar dalias”, explicó.

Es un cambio de talla para la tradición belga, según la cual la alfombra se constituye exclusivamente de begonias, tierra y corteza del país.

Más de 500 mil flores esparcidas por 1.8 mil metros cuadrados (75 de largo por 25 de ancho) formarán el dibujo creado por Roo.

El montaje será realizado por un centenar de voluntarios, que tendrán no más que ocho horas para completar el trabajo.

Expertos mexicanos vendrán especialmente para la ocasión para apoyar el trabajo del equipo belga.

Con “Guanajuato, el orgullo cultural de México”, es la primera vez que el evento, creado en 1971, lleva un tema latinoamericano.

La última edición, en 2016, tuvo a Japón como país invitado, luego de un año dedicado a la inmigración turca hacia Bélgica, en 2014.

La región mexicana ha sido elegida por su larga tradición floral y en alfombras.

“Guanajuato es el estado más colorido de México. Tiene, igual que Bruselas, una larga tradición de elaborar alfombras florales”, destacó en rueda de prensa Karine Lalieux, presidenta de la asociación Tapis de Fleurs, idealizadora del evento.

Llamó atención de los organizadores la tradición de la “Octava Noche” de Uriangato, en que los habitantes de la ciudad guanajuatense cubren kilómetros de calles con alfombras de aserrín de colores en honor a su patrono, San Miguel Arcángel, igualmente patrono de Bruselas.

“Este año, sin lugar a dudas, estaremos poniendo la cereza del pastel después de 52 años de tradición en el arte efímero”, celebró el alcalde de Uriangato, Gerardo Rósiles Magaña, invitando al público belga a visitar su ciudad.

Bruselas espera atraer a más de 10 mil visitantes en los tres días de evento.