A pesar de que el mercado de valores acumula una caída en el año de más de tres mil puntos, el director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Oriol Bosch, confía en que 2018 será un buen año y ya se tienen buenas cifras.

“Aunque los estimados de los analistas están arriba de los niveles que tenemos ahora, si tomamos el indicador principal, el IPC, en lo que va del año está 6.0 por ciento abajo y si lo comparamos con otras bolsas, la mayoría están en terreno positivo, lo que dice que esto se debe también a factores locales, a que hay menos apetito por riesgo, pero esto puede cambiar”, dijo.

Al cierre de este miércoles, la Bolsa Mexicana acumula un descenso de más de tres mil puntos, derivado de la incertidumbre tanto por el proceso electoral como por el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN).

El directivo refirió que en 2006, la BMV mostraba un rendimiento de 8.0 por ciento previo a las elecciones de ese año y después del proceso alcanzó 49 por ciento de rendimiento en el año; en tanto, en 2012 mostró una ganancia de 9.0 por ciento antes de la contienda, pero terminó con un beneficio de 18 por ciento.

“Si bien es cierto que la volatilidad se incrementa, lo cual creo que era algo bastante esperado, el año ha ido bastante bien, incluso marzo fue un mes récord en término de financiamiento en monto. En lo que va del año tenemos ya 12 nuevas emisoras que han venido a la Bolsa a través de alguno de los productos”, dijo.

En conferencia de prensa, precisó que entre las operaciones de este año destacan una nueva emisión de Empresa de Adquisición con Propósito Especial, conocido como SPAC por sus siglas en inglés, y las Fibras E de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.

El directivo comentó que hay una lista en espera de tres Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras) y cuatro Fibras E, entre otros, pero “habrá que esperar un buen momento para el emisor y el inversionista”.

Respecto al entorno de incertidumbre y su impacto en el tipo de cambio, el director general de Banco Base, Lorenzo Barrera, comentó que “cualquier proceso electoral afecta el nerviosismo de los inversionistas y del público en general, es una válvula de escape que hace su función y creemos que hoy el tipo de cambio todavía está en un lugar razonable”.

Destacó que en un escenario positivo se estima que el tipo de cambio se coloque en un nivel de 18.50 pesos por dólar al cierre del año; en un entorno moderado llegaría a 19.5 pesos, pero en un contexto complejo llegaría a un rango de 21 o 22 pesos por divisa estadounidense.

Hasta ahora, el tipo de cambio “no se ha movido a número exorbitantes lo cual también muestra que nuestro país tiene un gobierno estable y tiene instituciones sólidas y un Banco de México que es independiente lo cual es muy positivo”, afirmó.