El diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Braulio Guerra Urbiola, señaló que en México siete de cada 10 menores de edad sufren algún tipo de agresión y únicamente dos por ciento de los casos se denuncia.

Por ello, el también secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales en San Lázaro impulsa una iniciativa para elevar a rango constitucional el derecho de las niñas y los niños a un desarrollo integral libre de violencia y maltrato.

El legislador precisó que en México el abuso físico y el abandono constituyen en la actualidad los principales problemas de los menores, ya que se manifiestan en todos los estratos económicos y sectores sociales.

Indicó que es preocupante que sea en el seno de la familia donde ocurren mayoritariamente esos actos, ya que entre el primer año de vida y los 14 años de edad, 63 por ciento de infantes y adolescentes reclama haber experimentado castigo físico o psicológico por miembros de la familia.

Guerra Urbiola subrayó que los ataques contra los menores de edad dañan su salud física y mental, desestabiliza los entornos seguros de aprendizaje y hace estragos en la igualdad entre los géneros.

“Los menores que son violentados serán adultos violentos y la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres nunca podrá cerrarse”, afirmó el diputado.

Dijo que es necesario que el texto constitucional especifique en su artículo cuarto que los menores deberán tener un desarrollo integral libre de violencia y maltrato, lo cual sería en avance sustancial.