A través de las llamadas que se reciben en la línea telefónica 911, las emergencias en materia de violencia de género son atendidas y a partir de estas se generan mapas de georreferenciación para que los municipios mexiquenses trabajen en la prevención de casos.

En la reunión interdisciplinaria para atender la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en el Estado de México, la subdirección del Área de Seguimiento a la Capacitación y Difusión del C5 informó que la mayoría de las llamadas que se hacen respecto a este tema son reales, lo cual permite crear mapas útiles.

“Cuando hablan o ponen sobre la mesa temas de violencia pasa unas dos o tres veces hasta que nos damos cuenta que es efectivamente un caso de violencia, pero no se animaban o se arrepentían, porque no quieren que se lleven a la persona, por eso, sí puedo yo hablar que en casos de violencia son muy certeros”, detalló.

Con base en esas llamadas, la Secretaría de Seguridad del Estado de México elabora mapas de georreferenciación que remite a los municipios enfocar sus patrullajes y designar a policías de género a las zonas donde se reporta el mayor número de casos de violencia contra las mujeres.

Cada cada ayuntamiento atiende las zonas marcadas en estos mapas, a través de los policías de género; algunos han creado unidades especializadas, mientras que otros, como Ixtapaluca, han capacitado a la mayoría de sus agentes para atender a todo el municipio.

La Dirección de Seguridad Ciudadana de Ixtapaluca detalló que tienen 200 policías identificados con un brazalete, distribuidos en los 20 cuadrantes del municipio, a fin de que en cada patrullaje vaya al menos un policía especializado en asuntos de género.

Otros ayuntamientos, como Nezahualcóyotl, han incorporado avances tecnológicos como sus 180 postes con botones de pánico distribuidos en todo el municipio, para atender de forma inmediata situaciones de violencia contra mujeres y niñas.

Todos estos avances se reportan de manera mensual a las Secretarías del Gobierno del Estado de México que corresponde por su naturaleza y se integran en un informe que se envía al Consejo Nacional para la Violencia contra las Mujeres.