El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, pidió poner fin a la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género, ya que “es un factor causante de violencia y acoso en el mundo del trabajo”.

Indicó que la OIT se suma al llamado de la comunidad internacional con ocasión del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia.

Unidos bajo el lema de la Alianza por la solidaridad, abundó, "destacamos la importancia de los derechos humanos para todos, independientemente de la orientación sexual, la identidad o la expresión de género reales o percibidas".

En un mensaje, comentó que la discriminación contra las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales no sólo les hiere a ellas, sino también a familias, empresas y países enteros.

Mencionó que en la constitución de la OIT se afirma que todos los seres humanos “tienen derecho a perseguir su bienestar material y su desarrollo espiritual en condiciones de libertad y dignidad, de seguridad económica y en igualdad de oportunidades”.

Cada uno de nosotros, dijo, ha de contribuir a lograr que esa aspiración se haga realidad para todos los trabajadores, cualesquiera sean sus características sexuales, su orientación sexual, su identidad o su expresión de género.

Guy Ryder destacó que un obstáculo importante ue hay que derribar es la violencia y el acoso en el mundo del trabajo.

Aclaró que la magnitud de este desafío exige una amplia alianza entre todas las partes interesadas con la firme determinación de trabajar juntas para poner fin al acoso sexual y otras formas de violencia en el mundo del trabajo, en particular contra quienes sufren sus efectos de manera desproporcionada.

Se ha determinado, alertó, que la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género es un factor causante de violencia y acoso en el mundo del trabajo.

Con el fin de poner fin a la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, señaló, la OIT ha iniciado un proceso que podría dar lugar a la primera norma o normas internacionales del trabajo sobre la violencia y el acoso en el mundo laboral de aquí a 2019, año en que la organización conmemorará su centenario.