El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, dijo hoy que busca convencer a los republicanos que quieren forzar un voto sobre DACA que mejor se enfoquen en una legislación que pueda ser promulgada por el mandatario Donald Trump.

AL menos 20 republicanos de la Cámara de Representantes firmaron una “petición de desahogo” que obligaría a Ryan a someter al pleno una o varias iniciativas migratorias una vez que se sumen cinco republicanos más, en compañía de todos los demócratas.

“Estamos trabajando con todos nuestros miembros (republicanos) para entender sus preocupaciones sobre la reforma migratoria. Esa conversación está en marcha”, dijo en el Capitolio.

El miércoles los republicanos John Katko, de Nueva York, y David Trott, de Michigan, se sumaron a la petición de desahogo, a pesar de que Ryan ha pedido en privado a los miembros de su bancada que no lo hagan.

En público, Ryan insistió ante los reporteros que los republicanos deben entender que la idea es aprobar iniciativas que puedan convertirse en ley y no en objeto de un veto presidencial.

Al respecto dijo compartir los principios del plan migratorio de Trump, que incluye la elevación del muro, la eliminación de la lotería de visas y la reducción de la migración legal. Este último punto fue especialmente rechazado por los demócratas en enero pasado.

Ryan calificó las propuestas del presidente como “razonables” y dijo haberse sentido sorprendido cuando su plan fue rechazado en el Senado.

La petición de desahogo es promovida por el republicano de Florida, Carlos Curbelo, y otros republicanos del llamado Concilio de la Libertad.

Se espera que la totalidad de demócratas se sume a la petición una vez que los partidarios del voto migratorio alcancen el número de 25 republicanos.

Por el momento los 690 mil beneficiarios de DACA están amparados por los fallos de un juez de California y otro de Nueva York. Su caso también está siendo escuchado en la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito.

Bajo las órdenes judiciales vigentes, los “dreamers” que ya tienen los beneficios de DACA pueden reinscribirse al programa, a fin de aislarse de las deportaciones y obtener permisos de empleo.