La justicia argentina confirmó hoy el procesamiento del expresidente Carlos Menem (1989-1999), quien enfrentará un juicio en el que se le acusará de haber ordenado la explosión de una fábrica militar para eliminar pruebas de otros delitos.

El 3 de noviembre de 1995, la misteriosa explosión de una fábrica de armas militares ubicada en la localidad de Río Cuarto, provincia de Córdoba, dejó un saldo de siete muertos, 300 heridos y cientos de casas destruidas.

Según las investigaciones, la explosión fue intencional y se llevó a cabo para eliminar pruebas del millonario contrabando de armas que Menem autorizó hacia Croacia y Ecuador, pese a la prohibición expresa de Naciones Unidas.

De hecho, Menem fue condenado en 2013 a siete años de prisión al ser encontrado culpable del tráfico de armas, pero el veredicto está impugnado ante la Corte Suprema, órgano que todavía no ha dado su última palabra.

A sus 87 años, Menem ya es el primer expresidente democrático de Argentina condenado por la justicia, pero no ha ido a prisión gracias a los fueros parlamentarios que tiene como senador.

En el caso de la explosión de la planta de armamento, Menem estaba imputado del delito de "estrago doloso agravado por muerte", junto con otros cinco militares retirados, pero en el fallo emitido este jueves se le acusa de ser autor directo de la explosión.

Los camaristas recomendaron el pronto inicio del juicio en el que el exmandatario será el único acusado. La decisión judicial en su contra se dio a conocer el mismo día en el que Menem presentó su libro autobiográfico “Mi vida y mi historia política”.