En el Día Mundial del Reciclaje, una industria guatemalteca pionera en el sector instó a participar en esta práctica de conservación del medio ambiente.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) designó el 17 de mayo como Día del Reciclaje, con el fin de sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia de esta herramienta de protección ambiental.

Autoridades de Ambiente de Guatemala reconocieron que el reciclaje no es común, pese a las acciones que se impulsan para fomentar dicha práctica que no tiene el carácter de obligatorio para los ciudadanos.

La empresa guatemalteca Ingrup, fundada en 1974, especializada en empaques para productos de la agroindustria, farmacéutica, comida rápida, alimentos y bebidas, con los que llega a 22 países de América Latina, promueve la “cultura del reciclaje”.

Con este objetivo creó en 1995 la división de operaciones de reciclaje de plástico, la primera de esta industria en Centroamérica y una de las líderes en la región por su tecnología y usos “amigables con el ambiente”.

El grupo empresarial abrió en 2013 su planta de reciclaje PET en la finca Poza Verde, municipio de Pueblo Nuevo Viñas, oriental departamento de Santa Rosa, a unos 45 kilómetros de la capital de Guatemala, donde cada día recicla más de 1.6 millones de envases de bebidas.

El gerente de Producción de la Operación de Reciclaje de Ingrup, René Fuentes, dijo a Notimex que solo en los últimos tres años han recolectado el equivalente a más de 14 mil contenedores de material, que llenarían tres estadios de futbol.

“Comprometidos con la protección del medio ambiente en Guatemala, nos enfocamos en la recolección de envases PET para reciclar”, indicó.

La recolección de envases PET se realiza mediante centros de acopio propios, proveedores, empresas, colegios, voluntarios y numerosas personas o “recolectores” del material para reciclar.

La operación de la planta de reciclaje se dirige sobre todo al material PET, es decir botellas de bebidas gaseosas, agua pura y jugos, de color cristalino, verde, azul y gris.

El ejecutivo explicó que buscan fomentar la “cultura del reciclaje” con el programa Botella a Botella, como se denomina al proceso que transforma botellas PET postconsumo en materia prima para “volver” a fabricar envases aptos para la industria alimenticia.

En el proceso Botella-Botella se hace la separación de piezas, se clasifica a las botellas PET por color y material plástico, que se somete a una molienda que resulta en “hojuelas”.

Luego del enjuague de la hojuela se llega al producto terminado que se utiliza para las industrias farmacéutica, química, textil, entre otras.

Otra de las formas para reducir el impacto ambiental es la disminución del peso de los empaques. Mediante nuevas técnicas se ha reducido en 30 por ciento el peso de los envases y en 50 por ciento el de las tapas. Además de que el 95 por ciento del agua usada en los procesos se reutiliza.

La gerente de Responsabilidad Social Empresarial, Andrea Monge, destacó los programas de capacitación que mantienen para fomentar el reciclaje sobre los principios de reducir, reutilizar, reciclar y reforestar.

Dijo a Notimex que colaboran en la reforestación de los departamentos de Guatemala, Alta Verapaz e Izabal, donde se han plantado 1.4 millones de árboles que generan oxígeno para unas 665 mil personas.