Luego de una exitosa gira en España, la Compañía Líate Teatro regresa a México con el estreno de "Una investigación pornográfica", teatro de cabaret que habla sin tapujos acerca del sexo, la prostitución y las teorías de género.

Basada en la "Teoría King Kong" de Virginie Despentes, la obra suma más de dos años de funciones en diversas regiones y vuelve para quedarse en el Teatro El Milagro hasta el 27 de junio.

Con las actuaciones de Vicenç Mas y Alba Alonso, quien además dirige “Una investigación pornográfica”, aborda los tabús en el sexo y a las sexoservidoras.

“Todos alguna vez nos hemos asomado a alguna ventana de porno, la oscuridad llega cuando vemos en la pornografía algo detestable o feo en lugar de preguntarnos por qué se trata de una actividad y actualmente de una industria. Es un trabajo que existe desde el comienzo de la humanidad”, comentó Alba Alonso.

Durante el montaje transita por varios personajes. Son mujeres que de alguna u otra forma se ganan la vida como trabajadoras sexuales. Hay quienes son masajistas o dominatrix.

“Llevar estas voces al escenario fue difícil por el miedo de ser malinterpretada, por tratarse de un tema tabú, pero fue una sorpresa ver que desde el estreno en el Festival Internacional de Cabaret de Ciudad de México de 2015 el espectáculo fue muy bien recibido tanto por el público como por la crítica”, apuntó.

Vicenç Mas resaltó que pretenden dar una voz digna a las mujeres que se sienten suficientemente libres de estigmas para realizar este trabajo.

“Las diferentes escenas que hacemos exponen cómo se sienten. Todos los textos que aparecen en el escenario son de testimonios reales. Nos ilusiona esta temporada. El discurso con el que carga el espectáculo tiene mucho manifiesto y creemos en él”.

“Una investigación pornográfica” es una propuesta provocativa que también abunda en temas como travestismo, sadomasoquismo, onanismo y las teorías de género.

Al estreno la noche de este miércoles acudió la cineasta María José Cuevas como una de las madrinas de este ciclo. También se invitó a la vedette Lyn May, pero no llegó por motivos de trabajo.

El monólogo está constituido como un diálogo entre un multipersonaje y el espectador. El texto del cual se alimenta principalmente es del libro “Teoría King Kong” de Virginie Despentes, complementado con fragmentos del “Manual para señoritas” de Pierre Louÿs del siglo XIX, y por testimonios directos de profesionales de la industria del porno.