La Casa del Migrante en Tijuana presentó el Centro Scalabrini de Formación para Migrantes (Cesfom), donde personas en esta condición podrán acudir a recibir diversos tipos de instrucción.

En conferencia, el director de Casa del Migrante, el sacerdote Pat Murphy, explicó que estos servicios incluyen capacitación de nuevos oficios laborales, acreditar estudios de primaria y secundaria, gestionar becas y tomar cursos de formación de la fe.

Aseguró que trabajar con migrantes ha enseñado a esta casa que no son sólo personas vulnerables, “sino una fuerza que puede impulsar a nuestra sociedad y su intención es alimentar el motor que son los migrantes para impactar positivamente a la sociedad”.

Refirió que para ello se instauró el proyecto del Centro Scalabrini de Formación para Migrantes, “para aportar a través de formación educativa en oficios y fe a los migrantes deportados, el pasaporte para la vida”.

El coordinador del Cesfom, Carlos Yee, destacó "actualmente atendemos a 150 personas en nuestros diversos cursos piloto, sumándose otras 20 personas semanales a través de la ayuda del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) para librar primaria y secundaria”, manifestó.

Indicó que el centro ha iniciado cursos piloto desde 2018 en colaboración con otras instituciones como el Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC), y el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

“Buscamos que los cursos que se oferten a los migrantes impacten no sólo en su capacidad para encontrar mejores empleos, sino que les den un impulso para superarse como personas, una visión esperanzadora respecto de su nueva realidad en México”, anotó.