Investigadores de Costa Rica trabajan en un nuevo modelo matemático de predicción que permitirá contrarrestar el dengue, el zika y el chikungunya, enfermedades que generan más de seis mil casos a nivel nacional cada año, según datos del Ministerio de Salud.

El modelo, pionero en ese país, propone ecuaciones matemáticas que tomarán en cuenta los criaderos del mosquito Aedes aegypti y el movimiento de personas con el fin de reducir la incidencia de estas enfermedades, principalmente en áreas urbanas extensas.

El equipo de expertos encargado de elaborar el modelo es de carácter multidisciplinario en las áreas de estadística, matemática, microbiología y salud pública; además, participan reconocidas instituciones internacionales como la Universidad de California, la Universidad Estatal de Georgia, el Instituto Suizo de Salud Pública y Tropical.

De acuerdo con un comunicado de la Universidad de Costa Rica (UCR), en el área metropolitana, que alberga casi el 75 por ciento de la población costarricense, el Aedes aegypti logró reproducirse sin mayores dificultades, un comportamiento que muy pocas especies son capaces de lograr en hábitats urbanos, de gran desarrollo humano y amplio control sanitario.

Ante esa realidad, el investigador principal del estudio, Fabio Sánchez Peña aseguró que el modelo aumentará la comprensión de la ecología del mosquito transmisor, es decir, cómo ha logrado prosperar dentro del complejo contexto que imponen las ciudades.

“Hay una conexión poco clara entre los grandes esfuerzos de control que se realizan, con la poca disminución del mosquito y la alta prevalencia de estas enfermedades. Creemos que esto se da porque los métodos de control aplicados actualmente ignoran la importancia del movimiento de poblaciones y cómo los vectores actúan en ambientes urbanos de rápido cambio”, detalló.

Añadió que el desarrollo de este modelo viene a subsanar este vacío con aportes de gran alcance, específicamente, para el desarrollo de mejores estrategias de control que reduzcan la incidencia de dichos padecimientos.

El académico especificó que el proyecto utilizará los datos epidemiológicos publicados por el Ministerio de Salud de Costa Rica, cifras a las que se aplicarán los algoritmos de análisis y los resultados obtenidos generarán el modelo final, el cual además tendrá el potencial de ser aplicado en otros países.

“Una vez desarrollado el modelo matemático, será posible estudiar escenarios y determinar el impacto de estas enfermedades según las condiciones, zonas y forma de vida de los habitantes, de ahí la importancia de comprender la ecología local del vector y la movilidad de la población”, apuntó.

Sánchez Peña afirmó que la información permitirá tomar decisiones más acertadas e incluso eliminar aquellos esfuerzos insostenibles y poco efectivos.