La Secretaría de Protección Civil Guerrero emitió un nuevo aviso preventivo para la población y los 81 ayuntamientos, para que extremen medidas de precaución durante las próximas 96 horas, en el que se pronostican tormentas fuertes aisladas y la caída de granizo en las partes altas.

A través de un comunicado informó que las condiciones meteorológicas serán favorecidas por un canal de baja presión que se extenderá sobre el occidente, centro y sur del país, en combinación con el ingreso de aire marítimo tropical del Océano Pacífico, el refuerzo orográfico y el calentamiento diurno.

El pronóstico para las próximas 96 horas contempla tormentas fuertes de 5.1 a 25 milímetros, durante martes, miércoles jueves y viernes, que podrían estar acompañadas de actividad eléctrica, rachas de viento y la caída de granizo en las partes altas.

De acuerdo con la información del Centro de Monitoreo y Análisis de Riesgos, dependiente de la Secretaría de Protección Civil Guerrero, el mayor potencial de lluvias para esta semana se espera en las regiones Norte y Montaña, así como en la parte alta de la Sierra, mientras que sus remanentes favorecerán precipitaciones de ligeras a moderadas dispersas en el resto de la entidad.

La IV región meteorológica, el Servicio Meteorológico Nacional y la Secretaría de Protección Civil, con esta fecha dan por iniciada la temporada de formación de ciclones tropicales, toda vez que las condiciones atmosféricas y oceanográficas son favorables para la formación de este tipo de sistemas.

La dependencia estatal también dio a conocer que persiste el “evento de Mar de Fondo”, afectando las costas de Jalisco a Chiapas, con olas de hasta tres metros de altura, con un periodo de 14 a 18 segundos.

La Secretaría de Protección Civil Guerrero, recomienda a la población mantener medidas de prevención, principalmente quienes habitan en zonas de alto riesgo, durante la manifestación de tormentas locales, acompañadas de fuertes vientos y la caída de granizo.

También pide mantenerse informados de las condiciones climatológicas y no hacer caso a falsos rumores.

Alejarse de zonas de inundación, de las márgenes de ríos, lagunas y presas, así como laderas inestables propensas a deslaves o derrumbes.

Mantener vigilancia en escurrimientos que pudieran presentarse en zonas bajas, y tener precaución con el riesgo de caída de árboles, espectaculares y tendido eléctrico.

Por último, reportar cualquier incidencia al número de emergencias 911.