El cantautor y actor Fernando Allende presentó "Ahora o nunca", su disco número 19, como un tributo a la música que influyó en su trayectoria artística.

En entrevista en las oficinas de la firma discográfica Universal Music, el también artista plástico planteó que más que un capricho es una forma de actualizarse y de ofrecer a sus seguidores una producción de calidad, que definió como familiar.

"Se dice fácil medio siglo de camino artístico pero en realidad es la pasión de mi vida: cantar desde muy pequeño y llegar a los 65 años de edad con las ganas de dar más de mí es lo que me motiva a mantenerme en el gusto de la gente, yo no pregunto por qué canto sino al revés: porque canto es que cuestiono al mundo".

El actor de películas como "Duelo a muerte" y "Álamo: 13 días para la gloria", sostuvo que se trata de un disco que "rescata buena música, une a la familia y me acerca a la gente a través de canciones como 'Mary es mi amor', 'La media vuelta', 'Un mundo raro', 'El pecador', 'Llamarada', 'Tómbola', 'Mi niña bonita', 'Amor eterno', 'Yo no nací para amar' y 'Se me olvidó otra vez'".

El compositor indicó que para ese material propuso 35 canciones que marcaron su época, pero terminó eligiendo sólo 12 al azar.

"Reconozco que hay mucho talento buscando una oportunidad, pero también existimos los que ya hemos recorrido un tiempo y tenemos un público cautivo, aunque eso sí: no me veo bailando y cantando reguetón", bromeó.

Subrayó que no tiene nada contra los ritmos y para él sólo hay música y que su afán "es revivir grandes temas con grandes arreglos y calidad extrema.

Así es "Ahora o nunca", señaló, un disco que confió lo llevará a dar conciertos por muchas partes.

El también artista plástico expuso que, a diferencia de la pintura, donde su ser creativo sólo depende de la energía cósmica y de su talento como tal, "en la música mi talento depende de los músicos, de los productores, de las canciones y de mucha gente, por eso este disco no es un tributo a Fernando Allende sino a la gente que hizo buena música".