Los procesos de entrega y recepción en las nueve entidades federativas en México que renovarán los poderes Ejecutivo y Legislativo este año serán ordenados, con independencia de los resultados electorales, estimó Fitch Ratings.

La calificadora internacional señaló que en términos generales, estas nueve entidades (Ciudad de México, Guanajuato, Puebla, Yucatán, Tabasco, Jalisco, Morelos, Chiapas y Veracruz) reportan endeudamiento bajo que se traduce en indicadores de sostenibilidad adecuados.

Sin embargo, el gasto operativo consume un porcentaje alto de sus ingresos de libre disposición, por lo que la inversión se mantiene limitada, añadió en un análisis sobre el perfil crediticio de las entidades federativas que celebrarán elecciones locales.

La agencia evaluadora de riesgo crediticio apuntó que el riesgo de refinanciamiento lo mitigan las restricciones que impone la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios (LDF) sobre la contratación y liquidación de créditos de corto plazo.