El mexicano Francisco del Paso y Troncoso, quien dedicó gran parte de su vida a la investigación de las raíces prehispánicas y destacó como un gran escritor, historiador y arqueólogo, murió hace 102 años.

Nacido en el puerto de Veracruz el 8 de octubre de 1842, Francisco de Paula del Paso y Troncoso pasó los primeros años de su vida preguntándose acerca de su origen etnológico, de ahí su vocación posterior por indagar en el pasado mexicano.

Sus primeros estudios los realizó en su ciudad natal, para después trasladarse a la capital mexicana e ingresar a la Escuela Nacional Preparatoria, donde fue discípulo del médico y filósofo Gabino Barreda, del cual recibió influencia para seguir el camino de la Medicina.

El sitio “Globedia.com” refiere que al realizar su tesis sobre la botánica y la farmacología de los antiguos mexicanos, Del Paso tuvo un acercamiento muy especial con las culturas prehispánicas, reafirmando así sus deseos por involucrarse de lleno en temas arqueológicos.

La indagación de fuentes documentales, tanto de procedencia indígena como de autores españoles del siglo XVI fue su máximo interés; es así que en 1884 publicó “Historia de la Medicina en México”.

Gracias a sus estudios logró aprender náhuatl y tuvo la oportunidad de trabajar en conjunto con personal del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología (hoy Museo Nacional de Antropología), del que se hizo director en 1889, gracias a sus investigaciones acertadas.

Para 1884 ya gozaba de gran reconocimiento y es por eso que fue nombrado miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, de la Real Academia de Historia de España, así como de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles.

Años después, en 1890 y 1891 continuó sus trabajos arqueológicos y realizó excavaciones en varias zonas de Veracruz, las cuales hoy en día son considerados sitios de gran importancia y valor histórico.

De acuerdo al portal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Francisco del Paso se encargó de la copia de “Historia general de las cosas de Nueva España” (1569), también llamado “Códice Florentino”, elaborado por el franciscano Bernardino de Sahagún.

En complemento el libro “México en el mundo de las colecciones de arte” (1994) señala que entre 1905 y 1907 Del Paso transcribió los 12 libros, uno por uno “dado que al estudiarlos se dio cuenta del desorden introducido a través del tiempo”.

Sin embargo, de esa docena de libros transcritos, solo seis permanecen en el Museo Nacional de Antropología, mientras que la otra mitad está dispersa.

“Lingüística de la República Mexicana” (1886), “Ensayos sobre símbolos cronológicos de los mexicanos” (1892) y “Estudio sobre la historia de la Medicina en México” (1896) son otros textos que el historiador mexicano también redactó.

El también profesor de náhuatl, escritor, investigador y director Francisco del Paso y Troncoso falleció el 30 de abril de 1916 en Florencia, Italia, dejando como legado una aportación de gran relevancia para el entendimiento de la historia de México.

Sus restos fueron sepultados en el recinto que actualmente es sede del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC).