El trabajo que realizan las organizaciones comunitarias de generar programas de prevención del delito y cohesión social es fundamental para alejar a los niños y adolescentes de situaciones de violencia, aseguró la directora general de la Fundación Reintegra, Jimena Cándano.

En conferencia de prensa en el marco del Día del Niño, refirió que el año pasado, en la delegación Cuauhtémoc, donde desde hace 30 años opera la organización, los indicadores de criminalidad y violencia aumentaron 40 por ciento, lo que impactó a los menores que viven en la demarcación.

La directiva de Reintegra, que organiza actividades infantiles y juveniles para el fortalecimiento de áreas educativas y sociales en población vulnerable, refirió que de acuerdo con la Convención de los Derechos del Niño, Infantes y Adolescentes, este grupo social tiene derecho, entre otras cosas, a vivir una libre de violencia.

Mediante un comunicado, indicó que de acuerdo con cifras de la encuesta intercensal de 2015 realizada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en México viven 39.2 millones de niños y adolescentes.

De dicha proporción, abundó, 33.9 por ciento -13.3 millones- tiene entre 12 y 17 años, edades en las que es común que se acerquen a actividades ilícitas impulsados por un contexto social complicado y por situaciones de violencia familiar.

Lo anterior, aunado a que de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres en México, realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública, en el país 63 por ciento de infantes y jóvenes de entre uno a 14 años de edad ha experimentado al menos una manera de castigo psicológico o físico.

Por ello, destacó el trabajo que realizan las organizaciones al generar programas de prevención al delito y cohesión comunitaria como el que realiza Reintegra, que opera en los barrios de La Lagunilla y colonias aledañas, con atención a un promedio de tres mil niños y jóvenes al año.