El presidente Donald Trump advirtió que el régimen de Irán enfrentará “mayores problemas” si decide reiniciar su programa nuclear en respuesta a un eventual abandono de Estados Unidos del acuerdo logrado tres años atrás entre Teherán y otras cinco potencias.

“No va a ser fácil para ellos reiniciarlo. Ellos no van a reiniciar nada. Si lo reinician, van a tener mayores problemas, mucho más grandes que los que tuvieron antes. Pueden darlo por seguro”, dijo el mandatario ante reporteros en la Casa Blanca.

La declaración del mandatario durante una aparición ante la prensa en la víspera del inicio de sus conversaciones, cayó como balde de agua fría sobre las aspiraciones del presidente francés Emmanuel Macron para convencer a Trump de continuar dentro del acuerdo.

Trump aseguró que su postura sobre el acuerdo es conocida, insistiendo en calificarlo de “terrible”, asegurando que se pudo logrado uno de más razonable, e insistió que si Teherán busca reiniciar su programa de enriquecimiento de uranio “van a tener mayores problemas que antes”.

En enero pasado, Trump dispensó la imposición de nuevas sanciones contra Irán por su programa nuclear, manteniendo a Estados Unidos dentro del acuerdo, aunque condicionó su permanencia a un nuevo arreglo con aliados europeos y Teherán.

A diferencia del acuerdo entre Teherán y Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Alemania y Francia, y que estará vigente 10 años, Trump quiere promover uno que no tendrá fecha de vencimiento, e impondría nuevas condiciones a ese régimen.

El mandatario dio a sus aliados europeos un plazo hasta el 12 de mayo próximo para que accedan a empujar los cambios propuestos, o de lo contrario su país abandonará el acuerdo alcanzado en 2015 junto a Rusia, China, Reino Unido, Alemania y Francia.

Macron ha defendido la necesidad de que Estados Unidos continúe dentro del acuerdo, insistiendo que aunque no es perfecto es el mejor alcanzado bajo las actuales circunstancias, y uno de los propósitos de su viaje es hacer desistir a Trump de su amenaza.