Ante los retos que enfrenta hoy el campo a nivel mundial para garantizar una producción sustentable, la inocuidad es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los productores para garantizar alimentos sanos y completos.

Así lo reveló la agrónoma y zootecnista de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Gloria Meléndez Roca, al hablar sobre el Foro Internacional Innovación e Inocuidad: Desafíos Agroalimentarios del Siglo XXI, que se realizará este 24 de abril en Guadalajara.

En entrevista con Notimex, la investigadora y colaboradora de CropLife Latin América explicó que en ese sentido México se encuentra en un momento clave dada su riqueza agroalientaria, su biodiversidad y su experiencia.

En ese sentido recordó que hoy México produce alimentos y los exporta a más de 120 países, gracias a una política comercial muy amplia, además de que hoy México es visto, de alguna manera, como “una despensa alimentaria para el mundo.

Esto es gracias a que el país ha sido bendecido con todos los climas, lo que le permite a su vez contar con un gran potencial agrícola en todo su territorio nacional que permite una gran diversidad para producir alimentos.

Pero debido a esto mismo y ante los retos en los que se encuentra hoy el mundo para alcanzar un desarrollo sostenible, México, al igual que muchos países líderes, se encuentra ante el reto de reforzar el tema de la innocuidad y la innovación.

La investigadora destacó que al hablar de inocuidad México se ve ante el reto de ofrecer más y mejores alimentos a la población, lo que implica a su vez destacar el importante papel que juega el agricultor en la vida de la economía del país y del mundo.

Es por ello que se determinó llevar a cabo por primera vez este Foro Internacional, en donde además tendrá lugar el segundo foro de la campaña “el Agricultor Primero”, luego de que éste se realizó por primera vez el año pasado en Colombia.

Agregó que en este encuentro se retomará la experiencia de continentes como Europa, la cual está haciendo una actualización de todas sus regulaciones, lo que a su vez se traducirá en un gran impacto para el comercio internacional, sobre todo de alimentos que provienen de América Latina.

Es por ello por lo que en el encuentro se contará con la presencia del Gestor de Recursos Ambientales de Bélgica, Euros Jones, quien hablará del tema de inocuidad en los mercados europeos.

En ese sentido, reconoció que no en todo México se tienen presentes las buenas prácticas agroalimentarias, debido a que prevalece una brecha que impide acercar la innovación a los productores mexicanos, de ahí que el reto sea ayudarlos a acceder a esta tecnología que les permita una mayor y mejor producción.

Al respecto, expuso que por ello también se abordará el tema de innovación, el cual no necesariamente tiene que ver con tecnología, grandes maquinas y equipos sofisticados sino también con buenas prácticas agrícolas y el correcto uso de las tecnologías que ayudan a disminuir riesgos biológicos, físicos y sanitarios.

En ese aspecto, destacó que México ha comenzado a dar pasos importantes que le han colocado en un posicionamiento muy bueno en materia de inocuidad y sanidad vegetal en donde destaca la labor del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Y es que al hablar de temas de inocuidad uno se refiere también a los procesos y procedimientos y no tanto a fierros y máquinas, y en ese sentido hay programas importantes dirigidos a los pequeños agricultores que a la larga se pueden convertir en los grandes productores del futuro.

Meléndez Roca explicó que en ese sentido muchos agricultores piensan “no, pues yo no exporto porque estoy muy chiquito”, cuando en realidad muchos de sus productos si son llevados a un mercado que, aunque local, representan un escaparate importante para su crecimiento.

Es por ello por lo que en este encuentro vamos a tener una experiencia de la bolsa de Cereales de Buenos Aires, que es una red de buenas prácticas agrícolas en las que intervienen más de 40 actores del sector publico y privado.

Todos ellos, entre pequeños productores, grandes empresarios, académicos, gobierno y ONGs compartirán las experiencias de cómo estas buenas prácticas han permitido alcanzar una relevancia en la actividad agrícola en argentina.

Finalmente estará presente el presidente de CropLife Latinoamérica, José Perdomo, quien compartirá cómo desde la industria de la Ciencia de los Cultivos contribuimos al cumplimento de los objetivos de desarrollo del nuevo milenio.

En especifico, el desarrollo agroalimentario puede ayudar en tres metas que son: producción de alimentos, disminución de la pobreza con la erradicación del hambre y como podríamos ir trabajando en reducir esta brecha de desigualdad tecnológica entre los agricultores con enfoque latinoamericano, concluyó.