El peso cerró la sesión de este jueves con una depreciación de 2.05 por ciento o 37.1 centavos, y cotizó alrededor de 18.45 pesos por dólar, tocando un máximo de 18.47 pesos por unidad, nivel no visto en cuatro semanas.

De acuerdo con Banco Base, el retroceso diario de la moneda mexicana fue la mayor registrada desde el 18 de enero de 2017, dos días antes de que iniciara el mandato presidencial de Donald Trump.

Este día el peso fue la divisa más depreciada frente al dólar por un margen amplio, lo cual se debió a una combinación de factores, luego de que el tipo de cambio alcanzó el soporte de 18.00 pesos por dólar.

Desde ayer por la tarde y durante el overnight, los participantes del mercado cambiario comenzaron a cerrar posiciones a favor del peso, las cuales se habían acumulado principalmente desde la segunda mitad de marzo, ante la posibilidad de que la renegociación del TLCAN concluya en pocas semanas.

Entre el 21 de marzo y el 10 de abril pasado, las posiciones brutas en el mercado de futuros de Chicago a la espera de una apreciación del peso, subieron en 39.34 por ciento o 41 mil 649 contratos, cada uno de 500 mil pesos, alcanzando su mayor nivel desde abril de 2013.

Por lo anterior, la mayor parte de la depreciación de hoy se puede atribuir a una toma de ganancias por parte de los participantes del mercado cambiario, que anticiparon un fortalecimiento del peso hasta niveles ligeramente por debajo de 18.00 pesos por dólar.

Además, durante la sesión los mercados de capitales registraron pérdidas en Estados Unidos tras la publicación de los resultados trimestrales poco favorables para empresas del sector tecnológico.

Esas mismas pérdidas se observaron también en el mercado de capitales de México, en donde el IPC cerró con un retroceso de 0.70 por ciento, y durante la mañana se registró un incremento en la correlación entre el retroceso de los mercados de capitales y la depreciación del peso.

Es probable que el tipo de cambio ya haya comenzado a reflejar la incertidumbre relacionada con las elecciones presidenciales de México, por lo que en las próximas semanas no se descarta un incremento de la volatilidad cambiaria y una depreciación de la moneda nacional con la publicación de nuevas encuestas.

Durante la jornada, los ministros de los tres países miembros del acuerdo comercial trilateral llevaron a cabo una reunión en el marco de la renegociación del TLCAN, y se espera que mañana vuelvan a sostener reuniones.

La ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, manifestó que han progresado en los temas de reglas de origen, y que los tres países buscan concluir la renegociación lo más pronto posible, por lo que están comprometidos a seguir trabajando.

Aunque es poco probable que el peso se aprecie en el corto plazo, los participantes del mercado están a la espera de que el proceso de modernización del Tratado de Lbre Comercio de América del Norte (TLCAN) concluya.

En este escenario, en sucursales bancarias de la Ciudad de México el dólar libre cerró la jornada hasta en 18.77 pesos, 34 centavos más en comparación con el cierre previo, y se compró en un precio mínimo de 17.20 pesos.