La Procuraduría General de la República (PGR) en Nuevo León, en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), destruyó más de 927 kilogramos de narcóticos decomisados en la entidad.

En un comunicado, la dependencia federal refirió que el evento de incineración de la droga, se llevó a cabo en las instalaciones de la Séptima Zona Militar, en el municipio conurbado de Escobedo.

Detalló que en total se destruyó 828 kilogramos 881 gramos 708 miligramos de marihuana; 52 kilos 413 gramos de clorhidrato de cocaína, y 45 kilos 882 gramos 800 miligramos de clorhidrato de Metanfetamina.

Además, 10 gramos 748 miligramos de cocaína; mil 198 unidades de metilfenidato; 156 unidades de clorhidrato de metilfenidato; 37 unidades pricotrópicas y seis unidades de cafeína.

Los narcóticos, indicó, estaban relacionados con 55 carpetas de investigación y una averiguación previa, por delitos contra la salud, en sus distintas modalidades.

La PGR en la entidad instruyó la destrucción de los enervantes, bajo la supervisión del personal del Órgano Interno de Control que comprobó la cantidad, el peso de la droga y acreditó la legalidad de la incineración.