Con el objetivo de concienciar sobre los beneficios de los suelos para la salud humana y el desarrollo sostenible, se celebra del 19 al 23 de abril la Semana Mundial del Suelo.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) indicó en su página de Internet que el suelo es un recurso no renovable, ya que se necesitan 500 años para que se formen de manera natural dos centímetros de tierra vegetal fértil.

Refirió que la sostenibilidad de los suelos es fundamental para afrontar las presiones de una población cada vez mayor.

En este sentido, apuntó, el reconocimiento, la promoción y el apoyo para fomentar la gestión sostenible de los suelos pueden contribuir a la existencia de suelos sanos, y, por extensión, de un mundo que cuente con seguridad alimentaria de ecosistemas estables y que se utilicen de manera sostenible.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), el suelo retiene el triple de carbono que la atmósfera y puede ayudar a luchar contra el cambio climático.

Asimismo, unos 815 millones de personas en el mundo sufren inseguridad alimentaria y aproximadamente 2000 millones no disponen de alimentos suficientemente nutritivos, situación se podría mitigar mediante la gestión adecuada de los suelos.

En este sentido, informa que el 95 por ciento de los alimentos proviene de la superficie y el 33 por ciento de los suelos del planeta están degradados.

En México, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) señala que estudios recientes demuestran que 64 por ciento de los suelos presentan problemas de degradación en diferentes niveles, que van de ligera a extrema.

El ser humano, como principal autor de la alteración, debe estar comprometido a realizar acciones de conservación y restauración de suelos, a fin de evitar la pérdida de especies y ecosistemas, así como garantizar la preservación de sus funciones.