Diversos colectivos interesados en la lucha anticorrupción presentaron un conjunto de cinco temas para que los candidatos presidenciales les den respuesta el próximo domingo en el primer debate, con lo que este ejercicio se convertiría en un “parteaguas” en la historia reciente.

Al presentar el documento “Justicia y Paz a Debate”, los colectivos Fiscalía que Sirva, Seguridad sin Guerra y el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, señalaron la importancia de que los candidatos atiendan estas inquietudes.

Es necesario, señalan en el documento, “que la noche del 22 de abril sea un parteaguas" en el que se responda a las diferentes problemáticas que afectan a la sociedad, por lo que plantean que los conductores del debate, Azucena Uresti, Denise Maerker y Sergio Sarmiento, retomen las cinco preguntas que estos grupos presentan.

En el documento, presentado este jueves en una universidad en la Ciudad de México, se plantean a los candidatos cinco cuestionamientos:

“¿Está a favor de una reforma al artículo 102 de la Constitución para crear una Fiscalía autónoma, eficaz e independiente del poder político?; ¿Estaría dispuesto a solicitar la cooperación de la ONU para combatir la impunidad y la corrupción, como ha ocurrido en otros países?”.

Sobre el tema de seguridad pública, solicitan la propuesta de los candidatos en materia de desarrollo policial federal y nacional, preguntan cómo garantizar que la seguridad pública quede bajo responsabilidad del poder civil y si respaldan abrogar la Ley de Seguridad Interior y cuál es la propuesta frente al crimen organizado.

La cuarta pregunta es “¿qué hará para garantizar a las víctimas el derecho a la verdad y medidas de reparación del daño?”, mientras que la última es “¿cómo terminará con la corrupción en las contrataciones públicas?”.

Señalaron las organizaciones que estas preguntas tienen como objeto que los candidatos presidenciales aprovechen el debate para entrar a fondo de los que consideran los temas más relevantes en el país.