El Fondo Monetario Internacional (FMI) colocó hoy la reforma tributaria promulgada por el presidente estadunidense Donald Trump como uno de los aciertos de su gestión, dado su impacto para el clima de negocios.

“Esta es una reforma que hemos promovido, recomendado, alentado y estamos muy complacidos de que suceda”, afirmó la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

En conferencia de prensa, Lagarde aludió en particular el hecho de que gracias a esta reforma, la tasa tributaria para empresas en Estados Unidos se colocará ahora al mismo nivel que los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Empero, en su Reporte de Monitoreo Fiscal, el FMI anticipó que Estados Unidos será la única economía avanzada donde la relación deuda-PIB no se reducirá en el corto plazo, como se anticipa con el resto.

Proyectó que como consecuencia de medidas como la reforma tributaria, el déficit fiscal estadunidense pasará a colocarse por encima del billón de dólares en los próximos tres años, que representará más del 5.0 por ciento del PIB.

Lagarde dijo empero que la simplificación del código tributario como parte de la reforma, alentará la actividad empresarial, y “esto es algo de lo cual estamos muy a favor”.

La funcionaria se refirió igualmente a la necesidad de que Estados Unidos atienda el efecto de los programas sociales, y consideró que las favorables proyecciones deberían ser aprovechadas por sus autoridades para abocarse a esta tarea.

Hizo notar la revisión al alza en las proyecciones para este y el próximo año, como consecuencia de lo cual el FMI anticipa ahora un crecimiento de 2.9 y 2.7 por ciento, de manera respectiva.

“Aprovechando esta alza, creemos que Estados Unidos debería reducir su déficit y debería tratar de llevar su deuda para abajo en lugar que llevarla hacia arriba”, anotó.