Al preparar un nuevo proyecto de animación sobre niños que viven en una comunidad rural de México y que tienen poderes absurdos, el cineasta mexicano León Fernández sigue en la búsqueda de historias con trasfondo social y bajo el análisis de cómo se maneja el individuo en las sociedades.

Con su corto "Los aeronautas", Fernández fue finalista en la categoría de Mejor Desarrollo Visual de Obra de Animación Iberoamericana en la primera edición de los Premios Quirino, que tuvo lugar en Tenerife, isla española frente a las costas de África, a principios de este mes.

"Los aeronautas", que obtuvo el Premio Ariel al Mejor Cortometraje de Animación en 2016, transcurre en medio de un desierto, donde una tribu sobrevive con lo poco que le da la Tierra. Soo’goh, el más débil del clan, busca superar los obstáculos para llegar a los vergeles del paraíso que todos anhelan.

En entrevista con Notimex, Fernández explicó que "nuestro corto empezó su desarrollo en el 2014, en ese entonces contó con el apoyo del Instituto Mexicano de la Cinematografía, que cada año lanza una convocatoria para apoyar la producción de cortometrajes de animación y resultamos beneficiados".

"Empezamos a trabajar en el proyecto, duramos dos años trabajando en ello y a principios de 2016 empezó su ruta de festivales y el desarrollo visual que es donde estuvimos nominados", dijo.

Indicó que aunque la historia se desarrolla en un desierto, "queríamos que se sintiera muy orgánico, todos los elementos, y trabajé mucho con la directora de Arte que es Rita Basulto, una animadora ya muy reconocida y consolidada en México, y así es como dimos con el punto final en que quedó".

Fernández, quien es escultor, utiliza la técnica de "stop motion", muy vinculada con la escultura.

"Puedo decir que son esculturas en movimiento, es por eso que me sentí muy identificado con la técnica, porque me gusta que las marionetas se puedan tocar y de hecho, yo estoy involucrado desde la fabricación de los muñecos", expuso.

"No estoy cerrado a usar otras técnicas de animación pero el 'stop motion' hasta el momento, se acerca mucho a lo que hacía antes, bueno, sigo siendo escultor y siempre lo voy a a ser, pero sí es una técnica que está muy cercana, y por eso me identifiqué mucho con ella", anotó

Fernández también aseguró que las historias que hasta el momento ha manejado en sus cortometrajes tienen un trasfondo social.

"A mí me fascina cómo se manejan las sociedades y su relación entre los individuos, cómo se afectan en la sociedad. Todos mis cortos tienen ese trasfondo y la escultura es otro medio en el que vas a comunicar esta misma idea", abundó.

Consideró que con la animación tienes más libertades para contar una historia, por obvias razones, por el tempo y por como se hila desde el punto de vista cinematográfico. "Para mi ha sido sencillo, o más liberador, usar la animación que la escultura para transmitir estos mensajes, esas ideas que a mí me obsesionan", prosiguió.

Explicó que le obsesiona que "los seres humanos somos animales sociales y a la vez tendemos a rechazarnos, es una lucha constante y creo que no se ha dado todavía con un sistema en que todos podamos vivir en armonía y creo que a lo mejor nunca se va a dar".

"Desde el punto de vista religioso, político o simplemente como seres humanos, siempre hay un choque y una lucha por querer convivir, y a mí me fascina mucho como se relaciona el ser humano", añadió.

Fernández está ahora trabajando con otros dos animadores de México, que ya tienen su carrera consolidada, Juan José Medina y Rita Basulto, desarrollando un cortometraje cada uno y en vista un largometraje.

También tiene proyectos personales, que están muy en pañales, pero uno es sobre unos niños en una comunidad rural de México, que tienen poderes absurdos.

"Es una parodia a este boom que hay de súper héroes en el cine, pero abordado desde este punto de vista, poderes que no sirven a nadie aparentemente, y tomados desde el punto de vista de un niño en una comunidad rural", declaró.

Agregó que pensaba hacerlo como un cortometraje, empezarlo el próximo año, pero todavía está estudiando si se presta para hacer una serie animada.