La mezzosoprano Encarnación Vázquez dijo sentirse “muy orgullosa” porque este 2018 celebra 12 años con su espectáculo “Canita conoce a Coquín”, cuyo objetivo es generar nuevos públicos para la ópera, para los intérpretes del bel canto y para los teatros para concierto, con especial interés en el espectador infantil.

Explicó que se trata de un “concierto de ópera didáctico para diva y clown”, es decir, para una cantante de ópera y un payaso que hace magia, con el que ha girado por la geografía nacional a lo largo de la última década, dando cumplimiento al objetivo original, “porque sus giras por el norte, centro y sureste han dejado estelas de nuevos amantes del género”.

En entrevista con Notimex, la cantante internacional adelantó que el concierto tendrá una nueva y única función en el Palacio de Bellas Artes, en la Sala Principal, el 21 de abril a las 12:00 horas.

Mientras tanto, ya afina los detalles para llevar el "show" lúdico a diversas ciudades de la República Mexicana, “porque es un espectáculo completo, diseñado para desmitificar la idea de que la ópera es aburrida y solamente para adultos”.

El proyecto tiene como meta cumplida llevar conciertos de ópera a niños desde tres años de edad, quienes son atrapados por todo lo que ven y escuchan, durante dos horas, sobre el escenario; sin embargo, adolescentes y adultos también tienen una experiencia gozosa con “Canita conoce a Coquín”, “por el nivel actoral y musical que es de excelencia”, dijo.

“Canita” (Encarnación Vázquez) y “Coquín” (Jorge Cervantes) son dos personajes unidos para compartir lúdicamente con las niñas y los niños la música de concierto. Ellos hacen comprender la diferencia entre la ópera, la música de concierto y las canciones populares mexicanas, sobre un escenario mágico, musicalizado por el pianista de Sergio Vázquez.

El "show" ha realizado tres giras nacionales, visitando hospitales, teatros, centros culturales y escuelas de la República Mexicana, haciendo cantar a los niños lo mismo arias famosas de Mozart y Bizet, que canciones de compositores mexicanos como Francisco Gabilondo Soler “Cri-Cri”, Manuel M. Ponce y el célebre Silvestre Revueltas.

En este concierto, los niños conocen la historia de los compositores y la contextualización de las óperas y canciones que fueron elegidas para poco más de 50 minutos de diversión y aprendizaje que resulta inolvidable para toda la familia. Una cantante con vestido largo, un pianista en elegante frac, un atril y un finísimo piano de cola hacen el concierto.

Esos personajes y demás elementos, habituales en un concierto, la música más hermosa escrita por Mozart, Rossini, Bizet, Gershwin, Ponce, Revueltas y “Cri-Cri” provocan que cualquier foro se convierta en un sitio único, excepcional y entrañable para el público, sin distingos de edad, conocimiento de otros idiomas o apreciación musical refinada”, señaló.

“Pero cuando una nariz roja se asoma, verdaderamente comienza la fantasía, innovando el entorno, y la solemne plataforma de conciertos se torna terreno de juego para echar a volar la imaginación. El binomio música-imaginación logran que un mundo en apariencia ajeno, sea accesible y cercano, maravilloso, como es la ópera y la canción de concierto”.

Tras lo anterior, la entrevistada anotó que desde 2006, “Canita conoce a Coquín”, cuyo libreto y dramaturgia son de Francisco Méndez Padilla y asistencia de vestuario de Gloria Andrade, se ha presentado en forma ininterrumpida en importantes foros de México, y ha realizado tres giras nacionales visitando 17 estados, en 25 ciudades de la República.

Vale la pena recordar que Encarnación Vázquez se ha presentado en las óperas de Berlín y Karlsruhe, en el Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera y en el Teatro "Teresa Carreño", de Caracas. Ha alternado con Renée Fleming en el Teatro Colón de Buenos Aires; toma parte en la gira anual de la New York City Opera y de las óperas de Metz y San Diego.

Hizo el estreno mundial de “Aura”, de Mario Lavista, y “La hija de Rappaccini”, de Daniel Catán, en la Ópera de San Diego, e interpretó “Florencia en el Amazonas”, de este último compositor en Leticia, Colombia. Ha cantado en la Academia de Música de Bulawayo, Zimbabue; en el Museo de Arte de Pretoria, Sudáfrica, y en el Teatro Noga, de Tel Aviv.

“Si queremos que los niños se acerquen a la ópera, debemos estar seguros de brindarles espectáculos atractivos y de calidad”, concluyó la cantante que da su nombre a “Canita”, y quien ha grabado 18 discos con obras de Mahler, Debussy, Hahn, Fauré, Ponce, Chávez y Revueltas, así como de diversos autores mexicanos contemporáneos de gran talento.