Muchos migrantes están en la frontera de Sonora porque no pudieron cruzar a Estados Unidos o fueron deportados, pero se quedan porque ven una mejor vida, según indicaron.

Entrevistado en calle 26 cuando se dirigía a las instalaciones del Grupo Beta, el migrante de Oaxaca, Juan Melesio Avante, comentó que prefiere quedarse en la frontera porque está mejor la seguridad y la economía.

"Ya he andado desde hace tiempo de Sonora a Baja California, porque hay más trabajo que allá de donde somos. Ahora quiero pasarme para el otro lado", comentó.

Expresó que en el norte del país se gana más, por eso mucha gente de allá viaja a los campos agrícolas de Sonora y más en San Quintín, Baja California, porque sabe que tendrá una mejora en su salario.

Explicó que en la región si se esfuerza en el trabajo puede obtener más de mil 500 pesos por semana, además sabe que al llegar a los Estados Unidos todavía puede obtener un mejor sueldo por el mismo trabajo en el campo.

En Hermosillo, los migrantes que se observan en las calles y en ciudades fronterizas como Nogales son personas deportadas de Estados Unidos que decidieron quedarse en el estado porque perciben mayor seguridad en esta región, explicó Gloria Ciria Valdez.

En entrevista con los medios, Ciria Valdez, investigadora de El Colegio de Sonora, experta en temas de migración, dijo que el asentamiento temporal que realizan migrantes en la entidad se debe también al deseo de volver en un futuro próximo a Estados Unidos.

“Se han conformado colonias de personas provenientes de esos estados y de alguna manera surgen como una red importante entre ellos". destacó.

"Considero que entre los aspectos más importantes del por qué la gente que es deportada y que está quedándose en las ciudades fronterizas, es por el componente geográfico fronterizo regional”, expresó.

Desde el año 2000, explicó, el fenómeno ha incrementado la presencia de personas del sur de México y de países como Guatemala, El Salvador y Honduras.