A punto de cumplirse un año de su elección como presidente de Francia, el 7 de mayo de 2017, el 52 por ciento de los franceses consideró en un sondeo que la elección como presidente de Emmanuel Macron fue una “mala cosa”.

Según una encuesta publicada este jueves por el instituto de sondeos Elabe, el restante 48 por ciento calificó como “algo bueno” la elección de Macron, quien se presentó como candidato independiente y ganó en la primera ocasión que competía por la presidencia.

La mayoría de los encuestados elogió la acción de Macron en los últimos 11 meses para que Francia ganara peso en la escena internacional, y su estilo y “forma de encarnar la función presidencial”.

Sin embargo, el 51 por ciento consideró que Macron “no ha transformado la manera de hacer política” en el país europeo y el 57 por ciento estimó que, al final de su mandato, dentro de cuatro años, no habrá conseguido reformar Francia en profundidad como prometió, sino solamente “algunos aspectos” del funcionamiento del país.

El 58 por ciento estimó que, en general, en 2022, cuando Macron termine su mandato de cinco años, el presidente galo “no habrá mejorado la situación del país”.

El sondeo fue realizado entre el 6 y 9 de abril, en pleno periodo de huelga de los trabajadores de la compañía pública de ferrocarriles (SNCF, por sus siglas en francés) y de la aerolínea Ai France, entre una muestra representativa de mil dos franceses mayores de 18 años de edad, por el sistema de cuotas.