La asocición de sindicatos del sector público Ver.di anunció para hoy nuevas huelgas en Alemania, luego que fracasaron las tres rondas de negociaciones colectivas con el empleador.

“Con su última oferta, el empleador (el estado alemán) no sólo propone medidas muy por debajo de lo que demanda Ver.di, sino que a su vez impide que se puedan negociar los contratos tarifarios de las regiones hasta finales de 2019”, apuntó Meike Jäger, jefa y negociadora de la asociación de sindicatos del sector público.

Los afectados son mil 800 empleados de la Asociación para el Bienestar de los Ciudadanos Necesitados, AWO (Arbeiterwohlfahrt). El sindicato exige que se eleven los honorarios al 95 por ciento del convenio colectivo de los estados alemanes.

La huelga de prevista para este jueves puede afectar a jardines de infantes, centros de día, centros de orientación y centros de atención a los refugiados, de los enfermos mentales, niños y adolescentes que gestiona AWO.

Hace una semana ya tuvo lugar una huelga que paralizó el servicio de transporte público, jardines de infantes, servicio de recogida de basura, en todo Alemania. En Berlín, los trabajadores empleados por AWO ya dejaron de trabajar el 19 y 20 de marzo. Se piden aumentos notables en los convenios laborales colectivos.

La huelga de hoy en Berlín afectará a 45 centros. Ver.di ha hecho una llamada a concentrarse delante de uno de los jardines de infantes en el barrrio berlinés de Kreuzberg para manifestarse y para hacer oir sus peticiones salariales.

Según Ver.di, los maestros de AWO ganan hasta 500 euros menos al mes que lo que cobran los profesores de acuerdo con el convenio colectivo de las regiones federales (Länder).

Asimismo, los educadores de AWO reciben sólo el 85 por ciento de lo que reciben los educadores en jardines de infantes estatales. Es por este motivo que Ver.di reclama que los salarios se equiparen como mínimo al 95 por ciento de este nivel salarial.

Es una realidad que falta personal en jardines de infantes. Especialmente en la región de Berlín. Según Jäger, de Ver.di, sólo se puede conseguir resolver la escasez de personal elevando los salarios.